ENTREVISTAS 

La a entrevista constituye un tipo de conversación entre uno o más visitantes y una persona que ha sido seleccionada para ser entrevistada por una razón o significado específico.  La información aportada oralmente por el entrevistado constituye un material que puede ser enriquecido por el contexto o lugar al cual pertenece ose encuentra el entrevistado.  También la enriquecen los sentimientos o efectos inesperados que surjan en la comunicación.  Esta actividad puede ser realizada por los alumnos a partir de los primeros grados de la enseñanza básica y a lo largo de toda la escolaridad. Es recomendable la utilización de una grabadora. 

Pueden ser entrevistadas personas como las siguientes: una abuela o abuelo, una profesora de historia, un periodista u otra persona que conozca el pasado de la comunidad o región; un deportista, una cantante, un albañil, un jardinero, un artesano, un gásfiter, un vendedor de maní, una costurera, un bibliotecario, un carabinero, una monja, un cirujano, una enfermera, un ingeniero, una escritora, un padre o madre de familia, un compañero de curso o de la escuela, etc. 

SUGERENCIAS 

1.  Modele la actividad entrevistando a una persona dentro de la sala de clases.  Cuéntele previamente a los alumnos la razón que tuvo para entrevistarla.  Infórmeles también paso a paso y con entusiasmo, cómo la preparó. 

2.  Presente la actividad como un tipo de reportaje para incluirla dentro del diario del curso, para enriquecer la información de una asignatura de estudio, para obtener datos para un proyecto relacionado con la recolección de las tradiciones de la comunidad o para obtener datos para una actividad específica como "mostrar y decir”, etc.  Es decir, 
incluya la actividad dentro de un contexto significativo para los alumnos. 

3.  Estimule al grupo a justificar la elección de la persona entrevistada, considerando por ejemplo su actividad, sus conocimientos, su personalidad, su experiencia, su gracia, etc. 

4.  Inste a los alumnos a obtener previamente la mayor información posible sobre la persona


 
entrevistada, con el fin de evitar preguntas obvias (¿dónde nació?, ¿qué edad tiene? ¿dónde vive Ud.? etc.) y a ocupar ese tiempo en hacer preguntas centradas en los temas relacionados con el objetivo de la entrevista. 

5.  Invite a los alumnos a adquirir información previa sobre el campo laboral, artístico o área del conocimiento del entrevistado, con el fin de tener más esquemas para escuchar, preguntar y aprender de él. 

6.  Antes de efectuar la entrevista, pida a los alumnos que la ensayen, expresándose libremente. Invítelos a comentar el ensayo grupalmente. 

7.  Sobre la base del ensayo, estimúlelos a sistematizar y a estructurar el lenguaje empleado y entregue algunas normas destinadas a mantener una comunicación atinada y respetuosa con la persona entrevistada, que incluya aspectos como los siguientes: 

-  Ensayar y precisar diversos tipos de preguntas abiertas que estimulen las respuestas y faciliten la fluidez de la comunicación. 

-  Utilizar un registro de lenguaje (trato de Ud. o de tú, formal o coloquial, etc.) adaptado a las características de la persona entrevistada. 

-  Enfatizar la importancia de escuchar cuidadosamente, sin interrumpir a la persona entrevistada ni emitir opiniones o comentarios personales. 
-  Tomar notas o grabar la voz en forma discreta. 

8.  Estimúlelos a efectuar la entrevista. 

9.  Invite a los alumnos que realizaron la entrevista a comunicar al curso sus resultados, teniendo en mente el objetivo que se tuvo al realizarla. 

10.  Estimúlelos a redactar y revisar la redacción del informe de la entrevista. 

11.  Invite a sus alumnos a editarla en el diario mural, incluirla en un proyecto, etc. 

UN ESPACIO PARA LA REFLEXION 


La actividad "hacer una entrevista" permite desarrollar otras acciones simultáneas de lenguaje oral y escrito; algunas de las cuales se describen a continuación: 
 

 


 
En relación al desarrollo del lenguaje oral: 

-  Permite analizar previamente una situación comunicativa, ensayarla libremente y a continuación, reformular y sistematizar reflexivamente el lenguaje a emplear. 

-  Permite aprender a formular preguntas y a anticipar posibles respuestas. 

-  Facilita la flexibilidad en el uso de distintos registros de habla. 

-  Estimula las habilidades de escuchar con atención las palabras dichas por el entrevistado, con el fin de obtener información y formular otras preguntas. 

-  Enriquece el campo conceptual y lingüístico del entrevistador gracias a los contenidos y términos específicos aportados por el entrevistado. 

En relación al desarrollo de la lectura: 

-  Permite buscar información atingente al tema para constituirse en un interlocutor válido, es decir que posee un conocimiento básico sobre el contenido. 

-  Favorece la lectura de entrevistas en revistas y diarios con el fin de familiarizarse con el tipo

de preguntas y respuestas propias de este tipo de comunicación. 

En relación a la escritura: 

-  Escribir en tarjetas o en el pizarrón las sugerencias sobre temas y personas que surjan durante la preparación de la entrevista. 

-  Tomar notas de la información obtenida en diversas fuentes con el fin de preparar las preguntas. 

-  Escribir algunas preguntas para organizar mejor la entrevista. 

-  Tomar nota de las respuestas, comentarios, ideas que exprese el entrevistado. 

-  Transcribir los datos obtenidos a través de apuntes o de una grabación de la entrevista. 

-   Sintetizar y/o esquematizar la información relevante con el fin de ser presentada oralmente o editada. 


 
BIBLIOTECA DE AULA 

La Biblioteca de Aula es un recurso indispensable para apoyar el aprendizaje y el desarrollo del lenguaje oral y escrito y de otras áreas del conocimiento, especialmente cuando se trata de formar niños creativos, motivados por el saber y comprometidos en su propio proceso de aprendizaje. 

La Biblioteca dentro de la sala de clases, adquiere especial importancia para la práctica del lenguaje oral y escrito: cuando los libros están al alcance de la mano de los niños aumenta la probabilidad de que ellos lean para recrearse, para apoyar sus investigaciones en torno a proyectos, para satisfacer su curiosidad natural o para buscar información general o específica.  La Biblioteca de aula también adquiere especial importancia cuando la motivación y el hábito lector no surgen naturalmente de los hogares, debido a las diferencias socioculturales entre las familias de los niños y la escuela. 

Para que la Biblioteca de Aula cumpla su cometido, es necesario que se la utilice de manera dinámica y profesional, que se la vincule íntimamente con la vida del curso; que el profesor valorice y estimule la utilización de los libros; que se cree un clima agradable que permita a cada niño establecer una relación personal con los materiales de lectura y que se

cuente con un variado material adecuado al nivel lector y a los intereses de los alumnos. 

SUGERENCIAS 


A continuación se presentan algunas sugerencias respecto a las condiciones que requiere una buena utilización de la Biblioteca de Aula: 

Múltiples ocasiones de lectura. 
Estimule a sus alumnos a utilizar los materiales de lectura en forma permanente con diferentes y variados propósitos.  Hágales sentir que los libros son importantes para el desarrollo de las actividades del curso, ya se refieran al Programa de lectura Silenciosa Sostenida, a la hora del cuento, a consultas sobre un tema de interés, a lecturas domiciliarias, a comentarios sobre lo leído o a ocupar el tiempo libre de los alumnos más adelantados.  Los libros deben circular entre los alumnos y todos deben utilizar la biblioteca aunque tengan un bajo nivel lector. 

Enriquecimiento de la Biblioteca. 
Considere que una Biblioteca de Aula debería tener como mínimo cincuenta títulos.  Idealmente debería contarse con dos o tres libros por niños.  Estos deberían tener distintos niveles de legibilidad, desde libros muy fáciles hasta otros que impliquen un mayor desafío.  La Biblioteca debería incluir una amplia 


 
variedad de tópicos: narrativas, funcionales, poéticos, de ficción, de estudio, de información y de consulta tales como diccionarios y enciclopedias.  También debería contar con materiales relacionados con proyectos del curso y con revistas, historietas, libros de puzzles, periódicos, catálogos, guía de teléfonos, mapas, planos de la ciudad, etc.  Para lograr este enriquecimiento de la biblioteca se recomienda: 
 
  • Entusiasme a los alumnos a enriquecer su Biblioteca, procurándose los materiales a través de diferentes vías: 
Señores Bibliotecarios de la 
Universidad de Arica Presente 

                                                             Ollagüe, 20 de junio de 1992 

Señores bibliotecarios: 

Somos un curso de 4º básico de la escuela F Nº41 de Ollagüe.  Durante este trimestre haremos un proyecto consistente en conocer e identificar la flora de nuestra localidad con el fin de promover la protección y desarrollo de nuestros recursos naturales. 

Para este proyecto necesitamos tener materiales o libros de consulta que nos ayuden a clasificar las distintas especies.  Nuestra Biblioteca posee algunos libros, pero en ellos no aparecen las plantas de la zona. 

Hemos pensado que tal vez Uds. puedan tener la gentileza de enviarnos algunos materiales, ya sea en calidad de préstamo o de donación. 

Agradeciéndoles de antemano y esperando su respuesta, se despide atentamente de Uds. 

el 4º año de la Escuela F 41 de Ollagüe 

 
Solicite materiales por carta.  Aproveche la ocasión para estimular a los alumnos a escribir cartas solicitando libros y materiales de lectura a la Biblioteca de la escuela, de la comunidad, de una universidad o liceo, a los padres, a los profesores o a personas connotadas de la comunidad. 
 
  • Busque en la ciudad.  Si en la localidad en que está la escuela no existen materiales impresos, aproveche sus viajes a lugares más poblados.  Ahí verá cuánto material utilizable puede conseguir sin incurrir en mayores gastos.  Por ejemplo, folletos de agencias de viaje, catálogos de tiendas o negocios diversos, revistas o diarios, guías de teléfonos en desuso, etc. 
  • Aportes de los niños.  Solicite a los propios alumnos que aporten algunos materiales como libros o revistas que ellos posean y que regalen al curso. 
  • Textos escritos por los niños.  Estimule a los alumnos a elaborar textos que puedan incorporarse a su Biblioteca.  Por ejemplo: 
El libro de las experiencias.  Registre por escrito con los alumnos sus propias experiencias; estas experiencias se pueden editar y encuadernar para formar un folleto o un libro del curso. 

El libro de la historia del curso.  Registre con los niños, gradualmente, las actividades que van realizando durante el año escolar, tales como paseos, exposiciones, cultivos, dibujos, trabajos manuales, coros, teatro de títeres, bingos, investigaciones, campañas, etc.  Estimule a los alumnos a ilustrarlas con dibujos y otros documentos gráficos o fotográficos.  Al final del año, se podrá elaborar un libro que constituirá un hermoso testimonio de la historia del curso. 

El libro de los saberes.  También es interesante que se registren y recopilen en un libro, los aprendizajes logrados por ellos durante el año, como testimonio de su crecimiento y desarrollo
 
 
 

 


 
En este libro se pueden incluir los distintos "saberes" con algunos ejemplos, ilustraciones y dibujos.
 
Este año hemos aprendido:

-  los números del 1 - 1 00
-  las unidades, decenas y centena
-  a inventar problemas
-  a resolver problemas
-  a leer
-  a escribir cartas
-  sobre mamíferos y aves
-  los meses del año


 

El libro de los cantares.  Registre por escrito con los niños, diferentes expresiones de su cultura oral tales como canciones, chistes, adivinanzas, anécdotas, trabalenguas, dichos, refranes, poemas, cuentos, leyendas, juegos lingüísticos.  Estos registros se pueden editar con ilustraciones hechas por los alumnos y encuadernar formando un libro.

El libro de los juegos.  Registre por escrito con los niños, los juegos que ellos conocen; estimúlelos para que los ilustren y los editen en un libro.

El libro de las fantasías.  Estimule a los alumnos a escribir textos creativos, a ilustrarlos, editarlos y encuadernarlos para constituir un libro.

Adaptación de materiales.  Adapte con los alumnos materiales diversos para ser incorporados a su Biblioteca como nuevos materiales de lectura.  Estos materiales impresos pueden tener orígenes diferentes tales como: suplementos educativos de los periódicos; textos escolares (libros de lectura) en desuso; revistas antiguas; cualquier tipo de material que sea considerado de interés (afiches, catálogos de productos, folletos de diversa índole, etc.).  La participación de los niños en estos trabajos es altamente recomendable, porque les hace sentir que la Biblioteca es algo realmente propio.

Para incorporar estos materiales o libros a la Biblioteca de Aula, se le sugiere seguir, con ayuda de los alumnos, algunos pasos como:


 
 
- Seleccionar primero entre los aportes, los materiales que considera apropiados.

- Recortar los suplementos de los periódicos, desechar las partes que no tienen utilidad.

- Desencuadernar, si es necesario, los libros que pueden transformarse en varios materiales de lectura.

- "Encuadernar", es decir, ponerlos en una carpeta o archivador, dotarlos de tapas de cartón, corchetearlos o hacer cualquier otra operación que los haga manejables y durables.

- Si es del caso, también se puede proceder a forrarlos e ilustrarlos.

Renovación.  Para ser realmente dinámica, la Biblioteca de Aula debe renovarse constante- mente.  Por ejemplo:

-  Los materiales que perdieron interés o actualidad deben ser retirados de circulación; éstos, si no se usan, sólo contribuyen a hacer menos manejable la biblioteca.

-  los materiales que se deterioren deben retirarse provisoriamente hasta que sean reparados.
 

-  Al terminar el año, la Biblioteca se lega al curso que viene, con todos los materiales incorpora- dos; así, al llegar a un nuevo curso, los niños cuentan con una Biblioteca de Aula totalmente renovada.

Condiciones físicas de la Biblioteca de Aula.
 

La Biblioteca de Aula debe estar permanentemente en la sala de clases.  Idealmente debería ubicarse al fondo de la sala, separada por algún estante.  Debe ser accesible, controlable y debe resultar un lugar agradable y acogedor.  Para lograr estos fines se recomienda lo siguiente:
 

  • Entusiasme a los alumnos para acondicionar en conjunto un rincón de lectura.  Discuta con ellos las alternativas y desarróllelas como un proyecto de curso; es decir, planifique con ellos cómo lo organizarán, con qué materiales, con qué recursos, cómo conseguirán los recursos, cómo deberá funcionar, etc.  Es conveniente que los niños y los padres participen en la organización y en el mejoramiento de las condiciones físicas de la Biblioteca, para que la sientan propia y la cuiden.
  • Si no existe en la sala un estante, imagine la forma de obtenerlo.  Algunas sugerencias:
-  Solicítelo al director, a los apoderados, a la Municipalidado a otros miembros de la comunidad.

 
Señor Esteban Muñoz
Mueblería El Torno
Aysén
                                                                  Aysén, 12 de julio de 1992

Estimado don Esteban:

Somos los alumnos del 3º A de la escuela F - 6.  Nos hemos permitido escribirle para contarle lo siguiente:
El director de la escuela nos comunicó que pronto nos llegará una Biblioteca de Aula formada por 50 libros, aproximadamente.  Nosotros estamos muy contentos, pero no tenemos un armario donde guardarla.

Por eso hemos pensado que tal vez Ud. podría obsequiarnos uno, ya que tiene tantos restos de madera.  Nosotros a cambio, le haríamos propaganda a su Mueblería en nuestro diario "El iceberg".

Esperando su amable respuesta, se despiden de Ud. atentamente

los alumnos del 3º A

- Si no es posible conseguir un estante, constrúyalo con los alumnos.
Algunas sugerencias:

-  Biblioteca de cartón.  Estimule a los alumnos para que decoren una caja de cartón, le hagan divisiones, le escriban Biblioteca, etc.

-  Biblioteca modular de cajones.  Consiga con los alumnos cajones de manzanas; píntelos y ordénelos unos sobre otros para disponer allí los libros y los materiales didácticos.  Aproveche la ocasión para solicitar los cajones a través de una carta escrita por los alumnos.

-  Biblioteca de tablas y ladrillos.  Consiga con los alumnos, a través de una carta o de una entrevista personal preparada con anterioridad, algunos ladrillos y tablas.  Pinte las tablas con los niños.

Si por uno u otro motivo es necesario guardarlos libros bajo llave, el profesor o


 
 un alumno responsable deben estar en condiciones de poner     los libros a disposición de los niños cada vez que sea necesario sin mayores complicaciones.

-  Entusiasme a los alumnos para transformar el rincón de lectura en un lugar confortable y acogedor.  Estimúlelos a conseguirse en sus casas algunos cojines.  También podrían conseguirse un pedazo de alfombra en desuso.

- Estimule a los alumnos a decorar el rincón de lectura; a hacer letreros informativos que recomienden ciertos libros o anuncien nuevos títulos.

Organización

- Conocer los libros.  Ordene los libros y materiales de lectura con los alumnos; dedique un tiempo para que ellos los conozcan y manipulen.  Enséñeles cuáles son los elementos de un libro:

-  Carátula                                           -  Nº de páginas
-  Lomo                                                -  Indice
-  Tapa y contratapa                            -  Títulos y subtítulos
-  Título y autor                                    -  Capítulos
-  Editorial                                            -  Diferentes contenidos
-  Año y lugar de edición                     -  Diferentes diagramaciones
-  Idioma original

Juegue a encontrar estos elementos en los diferentes libros y a observar las diferencias.

Una vez que hayan manipulado suficientemente los libros, estimúlelos a clasificarlos de manera más o menos compleja según el curso de que se trate.  Para ello utilice recursos como:

Distintivos.  Ponga con los alumnos distintivos de diversos colores para diferenciar temas o tipos de libros.  También pude hacerse divisiones en el estante con letreros que indiquen estas diferencias.

- Catálogos.  abra con los alumnos un cuaderno de registro que incluya nombre, autor y editorial de cada libro; esto facilitará el control de los préstamos domiciliarios.  También se puede oragnizar el catálogo en fichas de cartulina que incluyan los mismos datos y se ordenen en una cajita.

 Organice con los alumnos un sistema de turnos


 
para asumir el rol de "bibliotecario".  Este deberá encargarse de controlar los préstamos y verificar cada día que la totalidad de los libros ha sido devuelta.


Es inevitable que los libros de una Biblioteca de Aula se deterioren, pero es preferible un conjunto de libros deteriorados por el uso a un conjunto de libros flamantes porque ningún niño los ha leído.  En todo caso, además de tomar precauciones para que los libros se deterioren lo menos posible, conviene realizar periódicamente actividades de mantención y reparación con los mismos niños (cambio de forros, reencuadernación si es necesario, etc.).

Uso de la Biblioteca de Aula.

Haga de la Biblioteca de Aula una herramienta dinámica y variada utilizándola con diferentes propósitos tales como:
 

  • Lectura Silenciosa Sostenida.  Estimule a los alumnos a escoger un libro de su interés y a leerlo en silencio, mientras Ud. también lee.  Esta actividad puede realizarse diariamente.
Cuando los niños todavía no saben leer, pueden 
“jugar a leer" textos predecibles, o bien hojear los libros o revistas durante cinco a siete minutos.  Cuando los alumnos ya saben leer, este tiempo diario dedicado a la lectura voluntaria, sin exigencias posteriores, puede realizarse durante 10 a 15 minutos.  Durante esta actividad, el profesor también lee, dando un modelo de lectura personal a sus alumnos.
  • Grupos de lectura.  Estimule a los niños a formar grupos de lectores en torno a sus intereses y propósitos.  Los miembros del grupo comentan sus lecturas, recomiendan libros y realizan actividades relacionadas con lo que han leído, tales como dramatizaciones, dibujos, juegos.  Varíe los grupos cada cierto tiempo para estimular otras interacciones.
  • La hora del cuento.  Escoja un libro que sea de su agrado.  Léalo previamente varias veces, repáselo en su memoria, imagine las características de los personajes.  Cuando sienta que Ud. se "ha apropiado" del cuento, cree un ambiente especial de expectación y léalo a los alumnos con entusiasmo, cambiando la voz según los personajes, usando una expresión y un tono de voz que los entusiasme.

 
Susana Mamani es muy viejita.  Vive en Guallatire, un pequeño pueblo blanco de la cordillera.
Allí sale a pastorear con sus alpacas y sus llamos en las riberas del río Lauca.
Susana tiene un sombrero y un vestido negro con una rayita de color que parece un delgado río; ella misma lo tejió con lana de alpaca cuando sus hijos todavía no se iban de la casa.
Susana pastorea sola y mientras cuida a sus animales canta en aymará, su idioma.  Cuando empieza a cantar, se le acercan muchas aves de la zona: los ñandúes, los patos de la puna, las taguas y las bandurrias; todos la rodean y se divierten escuchando los ecos de su canto que rebota en los enormes volcanes rosados.

Sobre la base de una lectura escuchada, como la que se muestra en el ejemplo:

-  Estimule a los alumnos a hacer comentarios libremente, cuidando de permitir que expresen lo que ellos sintieron y comprendieron, sin forzarlos a adoptar un esquema preconcebido.

-  Estimúlelos a preguntarse más sobre la historia, los personajes o los lugares donde transcurre.

-  Busque con ellos información sobre los llamos y alpacas.

-  Ubique en el mapa el pueblo de Guallatire.

  - Busque en el diccionario qué significa aymará.

  - Estimúlelos a dibujar la historia, a imaginarse la forma y colorido de los pájaros, a dibujar a Susana Mamani, etc.

Abra espacios para que los alumnos lean en voz alta sólo cuando ellos estén interesados en leer voluntariamente para dar a conocer un texto a sus compañeros o para hacer una lectura dramatizada entre varios alumnos.
 

  • Búsqueda de información.  Estimule a los alumnos para que utilicen sistemáticamente los libros y materiales de lectura como fuente de diversas informaciones buscando por ejemplo:

  • -  dónde está un país llamado Costa Rica
    -  cómo se reproducen los reptiles
    -  por qué los cactus tienen espinas
    -  cuántas regiones tiene Chile
    -  el número de teléfono de la vidriería
    -  de dónde se saca el cobre
    -  10 palabras esdrújulas
    -  10 palabras que empiecen con g
    -  cómo viven los esquimales
    -  cómo se fabrican los ladrillos
    -  a dónde llegó Cristóbal Colón en América
    -  cómo está formado el sistema solar
    -  qué significa la palabra brahman o triceratopo

 
  • Animación a la lectura.  La animación a la lectura consiste en una serie de actividades que se aplican con miras a despertar la motivación por leer.  Ellas pretenden lograr que el niño descubra el libro, que lea activamente y que conozca diversos tipos de textos.  Estas actividades permitirán al niño disfrutar, comprender, solucionar problemas o memorizar, en situaciones lúdicas por excelencia.  Algunas de estas actividades son las siguientes:
-  Una lectura equivocada.  Lea una historia a los alumnos con expresión y velocidad adecuadas; estimúlelos a hacer comentarios: qué les pareció; qué personaje les gustó más, etc.  Posteriormente, léala por segunda vez cambiando algunos nombres o situaciones de la historia; los niños deben rectificar "las equivocaciones" a medida que surgen.
-  ¿A quién pertenece esto?  Lea una historia a sus alumnos.  Coméntela con ellos. Luego describa un rasgo de personalidad, una característica física, una vestimenta y estimule a los niños a reconocer el personaje a que pertenece.
Cuándo y dónde.  Solicite a los alumnos que lean una historia o léaselas al inicio de la actividad.  Haga un resumen del cuento haciendo hincapié sobre los aspectos que quiere
destacar.  Luego entregue una pregunta escrita a cada niño, para que responda cuándo, dónde o por qué sucedió un episodio determinado.

-  Combate.  Solicite a todos los niños que lean una historia con anterioridad.  Forme dos equipos y estimúlelos a preparar una lista de preguntas sobre lo leído.  Uno de los integrantes del equipo 1 formula una pregunta a otro del equipo contrario.  Si éste no la contesta, el equipo 1 gana un punto; si la contesta, lo gana el equipo 2. Al final del juego, todos los niños deben haber preguntado y respondido alguna pregunta.

Entrevista de lectura.  Periódicamente converse con cada niño acerca de sus lecturas.  Después de comentar lo leído, recomiéndele nuevos libros.

Registro y estímulo de las lecturas realizadas.  Coloque un Cuadro de Honor para libros y lectores.  Ahí se pueden destacar los libros más leídos y dar un reconocimiento a quienes se han destacado por la cantidad y calidad de sus lecturas.  También puede utilizarse una alcancía de títulos. 


 
Cada vez que un niño use un libro o material de la biblioteca escribe su nombre y el título
del libro y lo pone en una caja o buzón.  Periódicamente se abre la "alcancía" y se da cuenta de su contenido.

Préstamos domiciliarios.  Utilice un buen sistema de control para lograr que los libros circulen fuera de la escuela.  Realice una labor de orientación entre los padres para que los niños efectivamente lean en sus casas.

Incorporación de los padres.  Estimule a los padres para que le lean a sus hijos; infórmeles de los logros de sus hijos en lectura; si hay suficientes materiales, puede intentarse un plan de lectura familiar.  En las reuniones con los padres, conviene programar un espacio para estimular la lectura de los propios padres y para que ellos, a su vez estimulen la lectura de sus hijos.

UN ESPACIO PARA LA REFLEXION



Un plan de desarrollo del lenguaje oral y escrito requiere del apoyo de una Biblioteca de Aula dado que la sola utilización de un libro de texto resulta muy limitada.  La Biblioteca de Aula se justifica en la misma medida en que se justifica la lectura como importante agente del desarrollo afectivo, cognitivo
y ético-social de las personas.  Pero la lectura es antes que nada un acto de lenguaje, es decir, de transmisión de significado y por ello requiere que su práctica responda a propósitos definidos que le den sentido.  Así, una sala de clases es un lugar privilegiado para esta herramienta en la medida que se encuentre en estrecha relación con la vida de un grupo de niños y que se utilice de manera dinámica y creativa como una rica fuente de consulta, de satisfacción de su curiosidad y de sus afanes de entretención.

La presencia de la Biblioteca en la sala de clases contribuye a desarrollar, no solamente a desarrollar el lenguaje oral y escrito de los niños, sino que sus actitudes autónomas, creativas y responsables de su propio proceso de aprendizaje y desarrollo.
 
 
 
 
 
 
 

 


 
 
 
 
Atrás
Indice
Siguiente