ESTRATEGIAS METACOGNITIVAS

Los alumnos necesitan utilizar buenas estrategias cuando estudian distintos tipos de textos, ya de sean de ficción, no - ficción o de asignaturas de estudio.  Esto involucro tener conciencia respecto a las técnicas, principios o reglas que les facilitan la adquisición, manipulación, almacenaje y recuperación de la información aprendida a través de los textos escritos.  Equivale a saber, por ejemplo, cuándo, cómo y por qué utilizar ciertas estrategias rnetacognitivas destinadas a captarlas relaciones entre una pregunta, el texto y el conocimiento del lector, autoformularse preguntas mientras se lee el texto y otras.

Estas estrategias se denominan metacognitivas para diferenciarías de las estrategias cognitivas.  La cognición se refiere al funcionamiento intelectual de la mente humana referida a recordar, comprender, focalizar la atención y procesar la información.  La metacognición se refiere al propio conocimiento de esa cognición.  Es decir, el conocimiento que tiene una persona y sus intentos conscientes para controlar sus propios procesos cognitivos.

Las estrategias incluidas bajo la denominación de metacognitivas han sido enseñadas durante largo tiempo por los especialistas en lectura, bajo rubros

como comprensión, lectura crítica, flexibilidad lectora y métodos o destrezas de estudio.  En la literatura actual se las rotula como estrategias metacognitivas porque pueden ser conscientemente invocadas por el lector como un apoyo para localizar la atención en los contenidos importantes, en el monitoreo de la comprensión, en determinar propósitos o metas, en lograrlas con éxito y en resolver las dificultades en la comprensión.

En este módulo se presentan las siguientes estrategias metacognitivas:

  • Estrategia para desarrollar la conciencia sobre los propios procesos de aprendizaje
  • Estrategia de preguntas y respuestas
  • Estrategias de prelectura, lectura y post lectura.


SUGERENCIAS


Desarrollo de la conciencia sobre los propios procesos de aprendizaje.

El desarrollo de la conciencia sobre los propios procesos de aprendizaje se refiere principalmente a la toma de conciencia, por parte de los alumnos, de su papel como lectores activos, de la naturaleza interactiva de la lectura y de la necesidad de establecer un propósito claro cuando leen y estudian.  Gracias a 


 
esta toma de conciencia, los alumnos llegan a conocer sus propios procesos intelectuales, a estar conscientes de lo que es importante estudiar, a saber cómo estudiar y cuánta cantidad de tiempo se requiere en cada caso, etc.  Para lograr estos objetivos se sugieren las siguientes actividades:

1.  Estimule a sus alumnos a tomar conciencia de que los textos conllevan mensajes significativos y que se puede acceder a ellos a través de una participación activa.  Para ello es importante presentarles textos con sentido completo para ser leídos o interrogados. (Ver Módulos Lectura de textos e Interrogación de Textos).

Los textos utilizados con este fin deben poseer un contenido y presentación adecuado y significativo para los alumnos, pero con un nivel de complejidad algo superior a sus niveles lectores.  Un ejemplo para alumnos de primer ciclo de educación básica puede ser la presentación de un anuncio publicitario que les implique algunas dificultades de decodificación.

2.  Ayude a sus alumnos a tomar conciencia de algunas características de los textos escritos que son

básicos para la comprensión tales como: leer de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo; los contenidos avanzan y se desarrollan a través de las páginas del libro; los subtítulos aclaran algunos temas específicos; las narraciones suelen tener una secuencia, al igual que los textos expositivos; los párrafos tienen algunas oraciones que conllevan información más importante que otras.  Un ejemplo que ilustra la última situación consiste en presentar a los alumnos el siguiente texto:
 
Carolina estaba aburrida y decidió invitar a jugar a la lotería a su amiga Juanita; el día estaba frío y nublado.

En este ejemplo, los alumnos deberían concluir que la primera oración conlleva más información significativa respecto al tema del texto que la segunda.

3.  Favorezca la toma de conciencia de sus alumnos, de ciertos obstáculos que plantean algunos textos para ser comprendidos con facilidad.  Por ejemplo, reconocer cuando se encuentran frente a un texto con un estilo de escritura poco frecuente, con una organización atípica, con demasiadas palabras desconocidas o que requieran la existencia de determinados esquemas previos respecto al contenido.  En la medida que los niños están conscientes de los obstáculos específicos, podrán encontrar estrategias adecuadas para resolverlos.  Esta recomendación es especialmente útil para los alumnos con


 
necesidades educativas especiales en lectura.

4.  Enfrente a los niños a algunas situaciones de lectura de textos de diferente complejidad con el objeto de ayudarles a tomar conciencia de la necesaria adaptación de las estrategias lectoras utilizadas en cada caso.  Por ejemplo, frente a un texto que resulta más complejo, es necesario:

  • leer con menor velocidad,
  • releerlo para revisar lo comprendido o para reprocesar las ideas,
  • detenerse periódicamente para crear una imagen mental de las ideas,
  • predecir el contenido que viene a continuación basándose en los conocimientos previos y en el contenido ya leído del texto,
  • confirmar o rechazar sus predicciones o hipótesis, sobre la base de la información emergente,
  • buscar el significado de las palabras apoyándose en el contexto o en alguna fuente de consulta.
5.  Estimule a sus alumnos a tener claridad respecto al objetivo o propósito de su lectura a través 
de la autoformulación de preguntas tales como: ¿por qué y para qué estoy leyendo o estudiando este pasaje o texto?

6.  Sobre la base de sus propósitos frente a la lectura, invitar a los niños a planear algunas maneras adecuadas para cumplir sus metas fijadas y a controlar si éstas han sido alcanzadas.  Por ejemplo, ayudarles a utilizar los siguientes procedimientos:

  • relacionar el conocimiento previo con la nueva información,
  • hacer pausas periódicas para parafrasear o sintetizar,
  • identificar el tipo de texto,
  • autopreguntarse para evaluar la comprensión y recuerdo,
  • si la meta no es lograda, tomar medidas tales como: releer, utilizar el contexto para determinara¡ significado de una palabra no comprendida, consultar una fuente externa, etc.


Estrategias de pregunta/respuesta

La estrategia de Pregunta - Respuesta plantea que cada pregunta que se formule en relación a contenidos del texto, puede ser categorizada de acuerdo a la fuente de información requerida para la respuesta.  Existirían las siguientes tres modalidades de


 
establecer relaciones entre la pregunta, el texto y el conocimiento del lector:
  • "Ahí mismo" o preguntas explícitas basadas en el texto,
  • "Pensar y buscar" o preguntas implícitas basadas en el texto y
  • "Basadas en mí mismo" o preguntas basadas en el lector.


1.  Utilice el siguiente texto para facilitar en sus alumnos el descubrimiento de los tres tipo de relaciones respuesta/pregunta:
 

-  ¿Cuál es el animal más increíble? -le preguntaron un día a Sergio.
-  El murciélago -respondió Sergio.
-  ¿Por qué dices eso, Sergio?
-  Porque vuela sin ser pájaro; porque duerme en el día y está despierto de noche; porque duerme con la cabeza para abajo; porque en lugar de ver usa un radar.
-  Así, todo está muy bien Sergio; pero lo último no es cierto.  Es verdad que los murciélagos no ven pero en realidad no tienen radar.

Alliende, F. et al.: Fichas de Comprensión de la lectura. Ed. Andrés Bello, 1988.

2.  Una vez que el texto ha sido leído, ofrezca algunos ejemplos de preguntas para cada modalidad, tales como las siguientes:

(A)   -   ¿De cuál animal habla el texto?
        -  ¿Cuándo duerme el murciélago?

(B)   -  ¿Usa el murciélago un radar para orientarse?
         -  ¿Es el murciélago un pájaro?

(C)    -  ¿Por qué crees tú que los murciélagos no ven?
         -  ¿Existe algún animal más increíble que el murciélago?

3.  Solicíteles que subrayen en el texto las palabras u oraciones donde encontraron las respuestas a las preguntas tipo A y B y que observen que las primeras aparecen en una oración y que las segundas aparecen en más de una oración.  A continuación ayúdeles a tomar conciencia que las respuestas a las preguntas tipo C no aparecen en el texto.

4.  A partir de ese ejercicio, estimule a los alumnos a diferenciar tres tipos de relaciones pregunta/respuesta:

  • Preguntas explícitas basadas en el texto ("Ahí mismo"):
    -  La relación pregunta/respuesta: "Ahí mismo" es utilizada para responder preguntas sobre detalles 

 
que requieren una respuesta explícita.  Tanto las palabras pertenecientes a la pregunta como a la respuesta están explicitadas "ahí mismo" en la oración.
  • Preguntas implícitas basadas en el texto ("Pensar y Buscar")

  • -  La relación pregunta/respuesta: "Pensar y Buscar" también implica una pregunta que tiene que ser respondida en la lectura del texto, pero para encontrar esta respuesta hay que buscar la información en más de una oración o párrafo.  Las respuestas están en el texto pero en forma implícita, por lo que se requiere leer una o más oraciones para localizarlas.
  • Preguntas basadas en el lector ("Basada en sí mismo")

  • -  La tercera relación pregunta/respuesta: "Basada en mí mismo" representa una pregunta cuya respuesta se encuentra en el propio conocimiento del lector.  Esta relación requiere que el alumno determine qué base de conocimiento puede ser aplica- do a la pregunta.


5.  Una vez que los niños han comprendido esta forma,. de clasificar las preguntas, enséñeles en forma sistemática a autoformular el mayor número posible de, preguntas, después de leer en silencio textos apropiados a sus intereses y a su nivel lector.  Luego, pídales que en grupos categoricen sus preguntas/ respuestas de acuerdo a la clasificación aprendida.

6.  Ofrezca en estas primeras etapas frecuentes modelos de autoformulación de preguntas y su posterior clasificación en los tres grupos presentados.

7.  Considere cuatro principios básicos para la enseñanza de esta estrategia:

  • dar retroalimentación inmediata a los alumnos,
  • aumentar progresivamente la complejidad de los textos,
  • guiar a los alumnos desde las actividades grupales hasta la actividad individual con el fin de darles independencia y
  • proporcionarles apoyo para que avancen desde las formas más fáciles de reconocer una respuesta, a las más difíciles que consisten en ofrecer una respuesta a partir de más de una fuente de información.
8.  Una secuencia de enseñanza de esta estrategia que usted puede aplicar es la siguiente:
  • Presentar el concepto y la terminología de esta estrategia a grupos de alumnos.  Un buen procedimiento consiste en presentarles una descripción de los tres tipos de pregunta en una cartulina y decirles: "Vamos a conversar sobre distintos tipos de preguntas y sobre la mejor manera de responderlas.  Algunas veces en sus libros de estudio se

 
presentan preguntas que piden información que se encuentra fácilmente en el mismo texto.  Otras veces la respuesta no está ahí mismo.  Yo les voy a mostrar tres tipos de preguntas: "Ahí mismo", "Pensar y Buscar" y "Basada en mí mismo".  Cada tipo está determinado por el lugar donde se encuentra la información solicitada por la pregunta.
  • Analizar junto con los alumnos las diferencias entre las respuestas basadas en el texto y las basadas en el propio conocimiento.  Luego, llamar la atención sobre las diferencias entre las res- puestas basadas en el texto: las "Ahí mismo" y "Pensar y Buscar". Mostrar que en las primeras la respuesta está en una oración y en las segundas hay que buscar la información en más de una oración o párrafo.
  • Utilizar después de esta introducción las siguientes tres etapas de práctica, todas con pasajes de lectura de varias oraciones como en el ejemplo del murciélago, con una pregunta para cada categoría establecida:
- En la primera etapa presente a sus alumnos un pasaje junto con algunas preguntas con sus respuestas clasificadas en los tres grupos.  Ellos analizan por qué las preguntas y las respuestas son representativas de cada uno de los tipos de pregunta.
- En la segunda etapa presente nuevamente a los alumnos pasajes seguidos por preguntas y respuestas, pero los estudiantes 
tienen que identificar los respectivos tipos de preguntas.

? Finalmente, en la tercera etapa presente a los alumnos pasajes con preguntas y ellos tienen que leer, decidir y escribir las estrategias de respuestas que utilizarán.

9.  Enseñe a sus alumnos a subrayar las oraciones que contienen la información útil para elaborar la respuesta.  Es importante que los alumnos tomen conciencia de que las respuestas al tipo de preguntas explícitas basadas en el texto, son siempre convergentes; sin embargo, las que corresponden al segundo tipo de preguntas pueden ser de carácter algo divergentes.  Las preguntas basadas en el lector pueden ser diferentes de una persona a otra.  Es decir, en el segundo y tercer caso no se puede hablar de respuestas correctas o incorrectas, sino que deben ser lógicas en relación al contenido.

10.  Ejercite el dominio de los alumnos de esta estrategia a través de la siguiente actividad:

Presénteles un texto narrativo o de contenido de alguna asignatura que sea adecuado a su nivel lector y a sus intereses.

Luego, entrégueles una serie de preguntas correspondientes


 
a los tres tipos aprendidos en esta estrategia, en desorden y acompañadas de un número.

? Pídales que junto a nombre de cada tipo de pregunta anoten el número de las que corresponden a esa clasificación.

Por ejemplo:
-  Presénteles el siguiente texto:
 

Aquí no llueve nunca.  Hay mucha arena, tierra seca y piedras.  Hay algunas plantas con muchas espinas: son los cactus y algunos arbustos pequeños.  Aquí viven unos pocos animales: culebras, lagartijas, ratones, arañas. En el día hace mucho calor.  En la noche hace mucho frío.  A veces sopla el viento y se forman nubes de arena.
-  Entrégueles el siguiente listado de preguntas:
¿Por qué la tierra es seca en este lugar?

¿Cuáles plantas poseen espinas?

¿Por qué existen allí únicamente plantas pequeñas y con muchas espinas?

¿Qué pasaría si una familia se instalara a vivir en ese lugar?

¿Cuáles son los animales que viven en ese lugar?

¿Porqué el hombre no puede vivir en esas tierras?

- Pídales que completen el siguiente cuadro con el número de la pregunta que corresponde a cada caso:

"Ahí mismo"...................................................
"Pensar y Buscar”.........................................
"Basada en mí mismo"..................................

Este formato sólo debe presentarse cuando los alumnos ya han entendido el uso de los tres tipos de pregunta para que su atención se focalice en la selección de la mejor respuesta a la pregunta.

Estrategias de prelectura, lectura y post lectura

Numerosas investigaciones apoyan el uso de estrategias comprensivas de lectura, llamadas también técnicas de estudio, que implican tres etapas fundamentales: la prelectura, la lectura y la post lectura.

Las estrategias de prefectura se focalizan en tomar conciencia y activar los contenidos que el lector aporta a la situación de aprendizaje, establecer un propósito para la lectura, analizar la estructura del texto y desarrollar el vocabulario.

Las estrategias utilizadas durante la lectura incluyen tomar notas, resumir, esquematizar, 


 
autopreguntarse, responder preguntas textualmente explícitas y monitorear el propio logro.

Las estrategias de post lectura generalmente apoyan al lector en reorganizar, integrar y revisar el material textual como preparación para una evaluación.

1.  Estimule a sus alumnos a aprender a estudiar a través de una estrategia sistemática para la lectura de textos, que les permita seleccionar la información relevante y adquirir nueva información y conceptos a partir del texto.  Esta estrategia tiene 5 pasos: revisión preliminar, preguntar, leer, recitar y revisar.
 

  • Revisión preliminar.
    Este primer paso tiene el propósito de familiarizar a los alumnos con las ideas principales y con la organización de un texto adecuado para su nivel lector.  Esta revisión preliminar consiste en:

    -  leer el título del libro o de un capítulo,

    -  leer el párrafo introductorio,

    -  revisar la relación que tiene el capítulo con los otros capítulos del libro, mirando la tabla de contenidos o índice,

    -  leer los principales subtítulos del

 capítulo y observar cómo está organizado el capítulo,

-  observar las ilustraciones y sus leyendas o explicaciones,

- leer el párrafo que resume el capítulo y

-  parafrasear la información obtenida en el proceso.

  • Formulación de preguntas.

  • En este segundo paso el lector formula preguntas utilizando los subtítulos a los encabezamientos.  Su propósito es ayudar al alumno a obtener información específica y captar los hechos planteados en el capítulo, sin tener que leerlo de comienzo a fin.
  • Lectura.

  • Este tercer paso involucro leer cada párrafo para localizar las respuestas a las preguntas planteadas.  Puede ocurrir que el alumno sea capaz de responder algunas preguntas a partir de la información obtenida en la revisión preliminar; para el resto de las preguntas se le estimula a buscar alguna palabra u oración clave del texto que le entregue la respuesta.
  • Recitado/Paráfrasis.

  • El cuarto paso consiste en recitar o parafrasear, ya sea en forma oral o escrita, las ideas principales y los detalles que las sustentan sin mirar el libro.
     
  • Revisión.

  • Finalmente los alumnos revisan el párrafo o texto

 
sistemáticamente, repitiendo los puntos importantes antes de releer cada subtítulo.  Se les solicita que recuerden la mayor cantidad posible de información importante; su propósito es lograr que los niños se autoevalúen en relación al contenido presentado en el capítulo.
2.  Apoye el proceso de aprender a estudiar estimulando a los alumnos a registrar por escrito la información adquirida a través de las asignaturas o por otros medios.  El acto de estudiar con el apoyo de resúmenes, esquemas, tomar apuntes o notas permite que los contenidos de las asignaturas sean mejor aprendidos y memorizados.  Es decir, si un alumno incluye la escritura como medio de estudio, retiene y recupera mejor la información que si sólo estudia escuchando o leyendo.

3.  Cuando los alumnos tengan dificultad para encontrar una respuesta, sugiérales realizar los siguientes pasos:

  • recordar en cuál sección del capítulo podría estar ubicada la respuesta,
  • leer de saltado a través del pasaje,
  • pensar en otra sección relevante si la respuesta no es ubicada,
  • leer de saltado ese pasaje u otro, hasta encontrar la respuesta a la pregunta; pasar a la próxima interrogante.
4.  Modele la estrategia frente a sus alumnos actuando cada uno de los pasos que ya le ha descrito previamente.  En este proceso de "pensar en voz alta" los niños se constituyen en testigos de todo el proceso.

5.  Estimule a los alumnos a practicar los diferentes pasos de la estrategia aplicándola a los sucesivos párrafos o capítulos de los materiales correspondientes a su nivel lector.  Al utilizar materiales fáciles de leer se reducen las exigencias de comprensión con el fin de que los alumnos puedan concentrarse sólo en el aprendizaje de la nueva estrategia.  Una vez que ellos demuestran dominio de la estrategia y la ponen en práctica, se estimulan a progresar desde una autoinstrucción explícita hasta una autoinstrucción interiorizada.

6.  Proporcione retroalimentación positiva y correctivo a los alumnos cada vez que aplican la estrategia a un nuevo capítulo del libro de texto.

7.  Evalúe el dominio de la estrategia que poseen los alumnos y de acuerdo a los resultados de su observación, proporcióneles dos tipos de materiales.  El primero incluye libros de textos correspondientes al nivel de lectura instruccional y el segundo incluye materiales de lectura correspondientes a las asignaturas dictadas en el grado que cursa el estudiante; es decir, libros de ciencia, estudios sociales, historia y otros.  Los materiales seleccionados deben poseer los siguientes atributos:


 
  • Estar diseñados para impartir información sobre contenidos de estudio.
  • Estar estructurados en capítulos bien definidos.
  • Contener una tabla o índice de materias.
  •  Incluir en cada capítulo, título, introducción, subtítulos, ilustraciones, resumen y preguntas de estudio.


UN ESPACIO PARA LA REFLEXION


Algunas razones que justifican el dominio de las estrategias metacognitivas son las siguientes:

En relación al desarrollo del lenguaje oral
 

  • Constituyen un excelente ejercicio de vocabulario, construcción de oraciones y expresión clara y precisa.
  • Mejoran la calidad de la comunicación oral, especialmente la precisión de las ideas y la disminución del uso de información irrelevante o desviaciones del tema central.  El alumno es enfrentado a seleccionar los hechos importantes, reparar en los que no lo son y abreviar la expresión de las ideas mediante la generalización.
Al facilitar el conocimiento de las asignaturas de estudio, estas actividades enriquecen la comunicación oral de los alumnos gracias a su progresivo dominio de contenidos culturales específicos.

En relación al desarrollo de la lectura
 

  • Obligan a los alumnos a leer con propósitos definidos.

  • La principal importancia del desarrollo de la habilidad para sintetizar es su exigencia de leer comprensiva y racionalmente.  La investigación revela que los alumnos a quienes se les pide que escriban un breve resumen de un párrafo de una materia de estudio, lo esquematicen o lo organicen en un diagrama, mejoran sus mediciones de comprensión de lectura y memorización del párrafo, en comparación con los alumnos sólo usan una guía de estudio, responden preguntas después de la lectura o sólo leen el párrafo.


En relación al desarrollo de la escritura
 

  • Diversifican el aprendizaje y práctica de la escritura mediante el dominio de un tipo de escritura que facilita el aprendizaje de los contenidos de las asignaturas de estudio.

 
 
 
 
Atrás
Indice
Siguiente