ESTRUCTURAS GRAMATICALES 


Lea estructura gramatical de la escritura se refiere a las relaciones y funciones de los componentes de la oración.  Su dominio de parte de los alumnos constituye una habilidad que incide directamente en la comprensión y expresión del lenguaje hablado y escrito. 

Si bien no hay reglas sintácticas específicas para el habla o el lenguaje escrito, hay usos que les son propios.  Las sugerencias para la enseñanza de las estructuras gramaticales que se describen a continuación pretenden apoyar a los alumnos a superar progresivamente los patrones sintácticos que reproducen literalmente su habla, para avanzar en el dominio de usos más propios y por ende más complejos del lenguaje escrito. 

SUGERENCIAS 



1.  Integre la enseñanza de las estructuras gramaticales en textos reales para los alumnos y no como una destreza aislada.  Por ejemplo, si ellos han redactado un aviso para el Diario Mural sugiérales que transformen, sustituyan o extiendan algunas oraciones
para facilitar su efecto comunicativo.  Otros ejemplos de comunicaciones orales o escritas útiles para desarrollar el dominio progresivo de las estructuras oracionales (sintaxis) son las siguientes: elaboración de letreros o afiches, escritura de cartas, recados, avisos, comunicaciones, felicitaciones, instrucciones, normas; cuentos, leyendas, fábulas, poemas; diarios de vida, biografía, recuerdos, sueños y fantasías; redacción de entrevistas, escritura de noticias, crónicas, reportajes, informes. 

2.  Invite a sus alumnos a jugar a explorar todas las posibilidades de transformación de una o varias oraciones, sobre la base de las surgidas naturalmente en la conversación.  Por ejemplo, la oración siguiente: 

Juan golpeó la pelota con la cabeza, puede transformarse en: 
A la pelota golpeó Juan con la cabeza, o: 
Golpeó Juan, con la cabeza la pelota

3.  Apoye a sus alumnos a expandir oraciones.  Por ejemplo: 

El hombre estaba pescando, puede expandirse a: 
El hombre estaba pescando tranquilamente, o. 


 
El buen hombre estaba pescando tranquilamente,
El buen hombre estaba pescando tranquilamente mientras... y así sucesivamente. 

4.  Estimúlelos a efectuar sustituciones del nombre, la acción o cualquier otra parte de la oración. Por ejemplo: 

Mi amiga me invitó a su fiesta de cumpleaños, o bien: 
Ella me invitó a su fiesta. 
Mi papá me contó otra vez un cuento puede ser reemplazado por: 
Mi papá me lo contó nuevamente. 

5.  Sobre la base de oraciones extraídas de la comunicación oral invite a los alumnos a efectuarles cambios mediante la introducción de negativos o de distintas entonaciones.  Por ejemplo: 

Mi amiga Marta vino a verme. 
Mi amiga Marta (o ella) no vino a verme. 
¿Vino mi amiga Marta a verme?. 

Guíelos en la observación de los negativos y de los signos de entonación en el lenguaje escrito.  Realice la misma acción con las pausas empleadas en el lenguaje oral y su traslación a la escritura. 
 

6.  Estimule a los alumnos a intensificar sus oraciones cuando sea necesario.  Recomendar al utilización de adjetivos o adverbios que contribuyan a enfatizar la oración.  Por ejemplo: 

Ella estaba en casa. 
Ella estaba feliz en casa. 
Ella estaba en casa, contentísima. 

7.  Invitar a los alumnos a combinar oraciones.  Partiendo de dos oraciones, por ejemplo: 

La niña se fue temprano y la niña me pidió prestada mi bicicleta, componer una que incluya una cláusula relativa: 

La niña que se fue temprano me pidió prestada mi bicicleta. 

8.  Apóyelos con el fin de efectuar actividades opuestas, es decir, seleccionar con los alumnos oraciones con cláusulas relativas incluidas y pedirles que escriban las cláusulas componentes.  Por ejemplo: 

El televisor que robaron unos ladrones fue encontrado un mes después, se puede descomponer en: 

Los ladrones robaron un televisor. 
El televisor fue encontrado un mes después. 


 
9.  Apóyelos", si lo requieren a "jugar" con distintos tipos de oraciones: aseverativas, negativas, interrogativas y exclamativas, con el fin de facilitar su toma de conciencia.  Por ejemplo: 
 
  • Jugar a las presentaciones.  Un niño entrevista a su compañero sobre sus agrados y desagrados, sus juegos favoritos, sus lecturas y programas preferidos, su familia, etc. con el fin de presentarlo al curso o a un pequeño grupo. 
  • Preparar una entrevista a una persona que despierte el interés de los niños, tal como el cartero, el carabinero, el Director, un obrero de la construcción, un médico, el encargado del aseo de la escuela, etc. 
  • Jugar a las adivinanzas.  Descubrir la pregunta escondida.  Un niño formula una oración aseverativa tal como "Tengo ocho años" y sus compañeros descubren la pregunta que correspondía hacer.  En este caso “¿Qué edad tienes? o ¿Cuántos años tienes tú?" 
  • Jugar al "Veo, veo".  El profesor o un niño (y luego los niños) ubica un objeto concreto dentro de la
sala de clases (el pizarrón, una ampolleta, un enchufe, un papelero, etc.) y solicita a los niños que le formulen preguntas para descubrirlo.  Por ejemplo: ¿qué tamaño tiene?, ¿de qué color es?, ¿dónde se compra?, ¿tiene patas?, ¿me cabe en el bolsillo?, ¿se rompe si lo tiro al suelo?.  El interrogado puede responder sí o no o, mejor aun, contestar con oraciones aseverativas.  Por ejemplo, "Se compra en una ferretería". 
  • Jugar al "Alaraco".  Hacer mini-dramatizaciones a partir de situaciones tales como: Una compra en el mercado (¡Qué caro! ¡Qué lindas manzanas!).  Un caballero enojón (¡No me pise el pasto! ¡Silencio, no hagan tanto ruido!) 


10.  Estimule a los alumnos a tomar conciencia del uso de los nexos implícitos.  A partir de oraciones cortas donde los nexos aparezcan implícitos, se les apoya para que los hagan explícitos en forma oral y escrita.  Por ejemplo: 
 

Ellos estaban peleados. Ellos actuaban como toros. 
En este caso, la conexión implícita es de causa- efecto y al escribirla, quedaría así: 
Porque (debido a que...dado que) ellos estaban peleados, actuaban como toros. 

En el caso de la oración: 


 
Ellos desean salir. Ellos deberían avisar, el nexo implícito es condicional.  Al hacer explícito el nexo, quedaría así: 

Si ellos desean salir, entonces deberían avisar. 

En un tercer caso: 

Ellos combatieron con los americanos. Ellos combatieron con los franceses, el nexo es temporal - secuencial y la oración se escribiría así: 
Después que combatieron con los americanos, ellos combatieron con los franceses, o bien: 

Primero ellos combatieron con los americanos y luego (o en segundo lugar) combatieron con los franceses. 


11.  Estimule a los alumnos a practicar la utilización de nexos.  Los nexos como: aunque, pero, como, sin embargo, si, de manera que, esto, donde, lo cual, mientras, todavía, etc., involucran sutiles cambios sintácticos que se traducen en cambios del significado.  Se puede ejercitar la escritura de oraciones con este tipo de nexos seleccionando una oración simple como: Ayer llovió muy fuerte y luego presentar con esa misma estructura oraciones incompletas que los incluyan: "Ayer llovió muy fuerte, sin embargo ... (y, pero, mientras, etc.). 

12.  Estimule la observación por parte de los alumnos de distintos tipos de estructuras gramaticales y pedirles que los imiten por escrito.  Por ejemplo, se les pueden mostrar distintos tipos de avisos comerciales, títulos o subtítulos en los periódicos como estructuras oracionales diversas que presenten dos puntos de vista opuestos: 
 
Las minas son dañinas porque destruyen el medio ambiente, versus: 

Las minas nos aportan importantes minerales. 

Otras veces los títulos, avisos o encabezamientos ilustran una estructura de pregunta - respuesta; por ejemplo: 
 
¿Cómo puede seguir sin solucionarse el problema de los desbordes del río X ? 


13.  Utilice el procedimiento "cloze" ya descrito (Ver módulo Práctica de la lectura) para estimular en los alumnos la toma de conciencia sintáctica.  Con este fin se pueden omitir selectivamente nexos, verbos, adverbios, etc. 

Explique a los alumnos el procedimiento sobre la base de un pequeño párrafo cloze y, una vez familiarizado con él, solicíteles que adivinen y escriban las palabras que faltan en el texto.  Al finalizar la actividad, comentar la elección de las palabras, admitir corno correcta toda elección que tenga sentido 


 
y estimular a los alumnos a descubrir los errores de concordancia, género y número o de cambio en el significado.  La ortografía no se considera en este caso. 

14.  Utilice todas las instancias de reescritura de textos funcionales tales como avisos, felicitaciones, informes, redacción de entrevistas, etc. para desarrollar las estructuras gramaticales dentro de un contexto útil y significativo para los alumnos. 

UN ESPACIO PARA LA REFLEXION 


El enfrentamiento de la sintaxis como materia de estudio permite comentar y analizar en los Talleres de profesores y también con los alumnos, las razones por las cuales su aprendizaje requiere de una mediación eficiente por parte del profesor.  Algunos argumentos son los siguientes: 
 

  • El niño común, a los tres años, ya tiene capacidad para expresar y comprender las formas o patrones sintácticos más comunes del habla adulta.  Alrededor de los cinco o seis años la mayor parte
de los niños maneja casi todos los elementos de la sintaxis; este manejo crece gradualmente durante la temprana y mediana niñez y continúa a través de la adolescencia. 
  • Esta precocidad sintáctica en el habla no es transferida automáticamente a la lectura y escritura.  La sintaxis tiene un aprendizaje de segundo orden a través de la sistematización y práctica.  La práctica de la lectura y de la escritura lleva al lector a familiarizarse con estructuras oracionales progresivamente más variadas y complejas y a interpretarlas adecuadamente. 
  • Esta familiarización se facilita si el profesor utiliza situaciones naturales de escritura y reescritura para sistematizar la transformación, sustitución, expansión, reducción o intensificación de las estructuras oracionales empleadas por sus alumnos. 
  • Las actividades descritas para desarrollar las estructuras gramaticales favorecen simultáneamente el desarrollo del lenguaje oral escrito como se describe a continuación: 


En relación al desarrollo del lenguaje oral 

  • Estimulan la toma de conciencia de los alumnos de los usos propios de la sintaxis empleada en la comunicación oral. 

 
Mejoran la calidad de la comunicación oral, especialmente la fluidez dada por la transformación o expansión de las oraciones. 

En relación al desarrollo de la lectura 

Favorecen la toma de conciencia de los alumnos de los elementos mostrativos que aparecen en sus lecturas como los pronombres o adverbios, que hacen perder el hilo del significado a algunos alumnos. 

Ayudan a superar los problemas de comprensión de algunos lectores planteados por la inclusión de cláusulas relativas o por los nexos implícitos en las oraciones. 

Ayudan a los lectores a tomar conciencia de cambios sintácticos sutiles, introducidos por el uso de nexos o ilativos, que se traducen en cambios del significado. 

Estimulan a los alumnos a tomar conciencia, al leer en silencio o en voz alta, del significado de los signos específicos del lenguaje escrito, relacionados especialmente con la entonación o las pausas. 

En relación al desarrollo de la escritura 

Favorecen la mantención de un ritmo fluido

de escritura tanto manuscrita como dactilografiada, por la seguridad que implica el dominio sintáctico. 
 
  • Aumentan la autoestima del alumno dada por la satisfacción de producir distintos tipos de textos escritos de buena calidad. 
d
d
d
d
d
d
d
d
d
d
d
d
d
d
d
d
d

 
 
 
Atrás
Indice
Siguiente