VOCABULARIO VISUAL 

La introducción al aprendizaje de la lectura se facilita cuando los niños poseen un repertorio de palabras reconocibles a primera vista, que les servirán de base para deducir las reglas que rigen el lenguaje escrito. 

SUGERENCIAS 



La formación de un vocabulario visual en permanente expansión puede lograrse a través de algunas actividades como las siguientes: 

1.  Estimule a los niños a reconocer palabras dentro de contextos significativos; por ejemplo: Pare, Sube, Baja, rótulos de bebidas, alimentos envasados, siglas televisivas, letreros propagandísticos. 

2.  Escriba tales palabras con caracteres imprenta para que los niños las reconozcan fuera de su contexto o logotipo. 

3.  Incremente el vocabulario de palabras impresas que el niño reconoce a primera vista con la presentación de "palabras claves"; es decir, con un conjunto

de palabras figurativas e inconfundibles que puedan ser utilizadas corno recurso para aprender sonidos iniciales, finales, etc. 

4.  Coloque las palabras del vocabulario visual permanentemente a la vista de los niños y reprodúzcalas en tarjetas individuales para realizar actividades como las siguientes: 
 

  • Mostrar una palabra y pedir a los niños que efectúen su representación mímica. Por ejemplo, la palabra "gato".  Proceder a la inversa: efectuar una mímica y los niños identifican la palabra que le corresponda. 
  • Estimular a los niños a identificar palabras con sus correspondientes configuraciones. 


5.  Jugar al pescador.  Coloque un clip a las tarjetas con palabras e introdúzcalas en una caja abierta.  Los niños provistos de una "caña" hecha con una lienza y un pequeño imán, "pescan palabras".  Si las reconocen inmediatamente la ganan. 


 
6.  Dominó de palabras.  Estimule a los alumnos a jugar al dominó con las palabras correspondientes al vocabulario visual.

7.  La alfombra mágica.  Dibuje sobre el suelo una "alfombra mágica" con las palabras en estudio y realice juegos como los siguientes:

  • Decir una palabra que está escrita en la alfombra y pedir a un alumno que se pare sobre ella.
  • A la inversa, solicitar a un niño que se detenga ante una palabra y que otro la reconozca.
  • Pedir a uno o más alumnos que caminen sobre la alfombra, se detengan ante una orden dada por otro y lean la palabra que está bajo su pie.
  • Presentar situaciones que impliquen leer una serie de palabras para llegar a una meta.
8.  Estimule a los alumnos a reproducir las palabras sobre la mesa de arena, el pizarrón, en cartulinas o cuadernos.

9.  Alcancía de palabras.  Utilice una caja que le sirva a los alumnos para depositar progresivamente las palabras que reconocen a primera vista.  Estimúlelos a repasarlas diariamente y a incluirlas dentro de contextos significativos.

10.  Estimule a los niños a agrupar las palabras conocidas dentro de una categoría.  Por ejemplo: animales, alimentos, partes del cuerpo, colores.

11.  Presente dentro de un conjunto de tarjetas una palabra que no corresponda a la categoría y pídales que la reconozcan.  Por ejemplo:

oso - gato - casa - perro.


 
12.  Juegos de definiciones.  Realice juegos de definiciones sobre la base de las palabras pertenecientes al vocabulario visual.  Por ejemplo un niño o el profesor dice:

-  Estoy pensando en un animal que es el mejor amigo del hombre.

El jugador debe mostrar la palabra: perro.

13.  Discriminación visual. Estimule el desarrollo de la discriminación visual de los alumnos, sobre la base de establecer diferencias y semejanzas entre palabras completas a través de actividades como las siguientes:
 

  • Presentar corridas de palabras con diferencias sutiles, duplicando una palabra para que el niño identifique cuál es la similar a la de la izquierda, en cada corrida.  Por ejemplo:
mamá                 mima - mema - mamá
sol                      sal - las   - sal - los
  • Presentar corridas de palabras similares, incluir una diferente y pedirles que la identifiquen.  Por ejemplo:
casa - casa - cosa - casa
pipa - pipa - pipa - pepa
 

14.  Juegue con los alumnos a la "Dama" o al "Dominó" con el fin de diferenciar palabras con diferencias y semejanzas sutiles.

15.  Tarjetas relámpago.  Utilice tarjetas "flash" o relámpago para practicar diariamente el reconocimiento a primera vista de las palabras.

UN ESPACIO PARA LA REFLEXION


El desarrollo de un vocabulario visual, conjuntamente con la inmersión en el mundo letrado, ofrece al niño una ocasión para deducir las reglas que rigen el lenguaje escrito y familiarizarse gradualmente con ellas.

Esta familiarización se refiere no sólo a la identidad gráfica y ortográfica de las palabras, sino también a la forma en que estas palabras se ordenan en una página para conformar una oración o un texto completo; a la separación entre letras y palabras; a los signos de puntuación, etc.  Así el niño va construyendo categorías visuales que le permiten distinguir las palabras, unas de otras, por medio de la percepción de sus rasgos distintivos.

Nota:  Para ampliar los temas de reflexión presentados en este módulo, se recomienda revisar el Espacio para la reflexión del Módulo Sala Letrada.


 

EXPERIENCIAS COMUNICATIVAS


La escritura de experiencias comunicativas incluye actividades tales como la redacción de agradecimientos, cartas, comunicaciones, excusas, felicitaciones, recados, etc.  Estas experiencias comunicativas tienen como principal objetivo el desarrollo de habilidades sociales y el fortalecimiento de los lazos efectivos entre las personas.  Ellas pueden ser aplicadas desde los inicios de la escolaridad y ser mantenidas en forma permanente, como una instancia natural y cotidiana.

SUGERENCIAS


Agradecimientos

1.  Modele la actividad escribiendo ante sus alumnos una nota de agradecimiento a alguna persona que haya efectuado un acto meritorio.

2.  Destaque hechos o acciones que merecen la escritura de una nota o carta de agradecimiento.  Por ejemplo: una madre que coopera con Ud. leyéndose cuentos a los niños, un padre que hizo un estante para el curso, una persona que accedió a ser

entrevistada.  También puede agradecerse una invitación a un cumpleaños, el envío de un libro a la biblioteca de aula, un regalo, un buen consejo para solucionar un problema, etc.

3.  Converse con los alumnos sobre la importancia de los agradecimientos por cuanto constituyen acciones que demuestran buena educación y producen agrado tanto al emisor como al receptor.

4.  Apoye a los alumnos para escribir el contenido de una nota o carta de agradecimiento que explicite claramente las razones, el significado o la importancia que ha tenido para el beneficiado, la acción u objeto recibido.

5.  Pídales que imaginen que están frente al destinatario de su agradecimiento y que se lo dicen oralmente.

6.  Sugiérales que revisen su escrito leyendo en voz alta el agradecimiento.  Si el agradecimiento ha sido


 
 redactado en forma grupal, un integrante puede tomar el rol del destinatario para apreciar tanto la redacción como la emoción que le despierta.

7.  Pídales que realicen las correcciones necesarias, controlando la caligrafía, la ortografía, la diagramación de la escritura.

8.  Estimule la escritura de un agradecimiento o una publicación.  Por ejemplo:
 
 

El Cuarto Año B agradece profundamente a la Sra. Teresa Lobos, mamá de nuestro compañero Patricio Jara, su activa colaboración para aumentar nuestra Biblioteca de aula con diarios, revistas y recortes.

Cartas

1.  Lea con los alumnos diferentes tipos de cartas aportadas por Ud. o por ellos.

2.  Invite a los niños a clasificarlas de acuerdo a distintos criterios tales como cartas de solicitud, de agradecimiento, de invitación, de interacción personal; antiguas o recientes; del país o del extranjero; largas o cortas, etc.

3.  Oriente a los niños para que descubran las características de las cartas a través de preguntas tales como:  ¿ Quién la escribió?, ¿a quién estaba dirigida?, ¿por qué se escribió?, ¿dónde se escribió?, ¿cuándo o en qué época fue escrita?, ¿ qué hechos o sentimientos describe? ¿cómo empieza y cómo se despide? etc..

4.  Sugiérales que descubran las respuestas leyendo las cartas, observando las palabras y oraciones donde éstas se manifiestan.  Por ejemplo, la respuesta a la pregunta:  ¿Quién la escribió? estaría dada principalmente por la firma; la respuesta a la pregunta:  ¿Por qué la escribió? estaría en las líneas que dicen:  "por favor envíame noticias sobre la salud de..."; etc.

5.  Estimule a los alumnos a reconocer la variedad de registros de lenguaje utilizados, según sea el destinatario de la carta.  Por ejemplo, la carta de un apoderado dirigida al director de la escuela, observará un registro de lenguaje respetuoso y formal; en cambio la carta de un alumno dirigida a un amigo seguramente estará escrita en un lenguaje informal.

6.  Modele la escritura de una carta ante los alumnos, observando los siguientes pasos:
 

  • Definir el destinatario y el propósito de la carta.  Por ejemplo: - Tengo que escribirle a mi amiga Mirna para agradecerle el regalo que me mandó.

 
  • Escribir la carta sobre el pizarrón, verbalizando sus distintos componentes y su ubicación en la hoja.  Por ejemplo: en este lugar, escribiré la fecha; acá pondré el encabezamiento: Estimada Mirna: etc.
  •  Rectificar cuando sea necesario, las palabras o expresiones utilizadas.  Decir por ejemplo:  Mejor voy a cambiar "estimada" por "querida" ya que somos tan amigas.


7.  Invite a los niños a escribir cartas individualmente o en pequeños grupos, a través de los siguientes pasos:
 

  • Pensar en un destinatario a quien dirigirla: a un tío, a los abuelos, a la madrina, a un amigo, a compañeros de otros cursos, escuela, localidad, país; al diario, a autoridades, a personas destacadas en algún ámbito, etc.
  • Determinar cuál es el propósito de la carta; ¿contar una novedad?, ¿hablar de la vida familiar o escolar?, ¿comunicar sentimientos?, ¿contar hechos que le hayan ocurrido a los amigos comunes?, ¿enviar una poesía o contarle una anécdota o un chiste nuevo?.
  • Elegir el registro de, habla que se empleará en la carta:  ¿se tuteará al destinatario o se le tratará de Ud.?  Eso dependerá de la relación que se tiene con él y de otros factores como la edad, cultura, nivel de confianza.
  • Pensaren el encabezamiento que se utilizará para comenzar la carta: querido, estimado, apreciado, recordado, de mi consideración, etc.
  • Desarrollar el contenido de la carta con el fin de cumplir el propósito de su escritura, cuidando de mantener la coherencia en los aspectos gramaticales.
  • Seleccionar la fórmula de despedida adecuada a las características de la carta.


8.  Una vez escrita la carta, invite a los alumnos a leerla con el fin de autoevaluarla y reescribir los pasajes que lo requirieran.  Algunos pasos pueden ser los siguientes:
 

  • Intercambiar la carta con un compañero que cumpla el rol de destinatario y apreciar si se cumplió el propósito planteado antes de escribirla.

 
Apreciar si el tono de la carta corresponde al destinatario.  A lo mejor necesita más humor, más emoción, más formalidad o más precisión.

9.  Pídales que reescriban la carta si fuera necesario y que las muestren si lo desean. Por ejemplo:
 
 
 

Querida Luisa:
Lo pasé muy bien contigo cuándo fui a tu casa.  De regreso todos se rieron mucho de la "plancha" que sufrí cuando en la calle le pregunté la hora a un señor que no me contestaba y tú me dijiste:  Palmenia: le estás hablando a un maniquí.

Espero verte muy pronto nuevamente.  Dale mis cariños a tus papás y a la Maruja.

Te abraza
Palmenia

10.  Tenga a disposición de los alumnos sobres, papel de carta y estampillas.

11.  Ponga en marcha un proyecto de aula sobre correspondencia escolar; es decir un intercambio de cartas entre los alumnos de distintos cursos o escuelas.  Algunas razones para llevar a cabo este proyecto son las siguientes:

  • Al igual que el proyecto "Editar un diario", que permite escribir y leer distintos tipos de textos, la carta es un medio flexible de expresión de distintas expresiones del lenguaje tales como pensamientos, sentimientos, solicitudes, agradecimientos, informaciones, expresiones imaginativas y poéticas.
  • Permite integrar al acto de escribir las otras modalidades del lenguaje, referidas al hablar, escuchar y leer, dado que la escritura de cartas se apoya y estimula las habilidades orales de los niños y motiva la lectura y la relectura; es decir, las cuatro modalidades del lenguaje se enriquecen y se retroalimentan.
  • Proporciona una situación natural para que los alumnos se sientan motivados a poner en práctica y a reflexionar sobre aspectos lexicales, gramaticales, ortográficos y caligráficos de la escritura.
  • Favorece la integración de diferentes contenidos culturales del curriculum dentro de situaciones

 
reales y significativas para los niños y la progresiva expansión de su mundo.

Constituye una experiencia comunicativa que desarrolla las habilidades sociales, fortalece los lazos efectivos entre las personas y permite la expresión creativa.

Excusas

1.  Utilice situaciones naturales de la convivencia diaria del curso para la escritura de este tipo de comunicación.  Por ejemplo, si se cometió un error o una distracción, si se llegó tarde a una cita, si se ha faltado un día a clases, si no se agradeció a tiempo un regalo, una invitación o una atención; si se ha dicho algo hiriente, actuado en forma impulsiva o si ha ocurrido cualquier circunstancia que haya afectado negativamente a otra persona.

2.  Modele la actividad en forma natural.  Por ejemplo, escriba frente a los alumnos una excusa como la siguiente:
 

Estimada Sra. María:

Le pido miles de disculpas porque no le envié la invitación a tiempo para el acto sorpresa que le preparamos al Director.  La verdad es que junto con mi curso tuvimos que preparar la mayoría de los actos de la velada y cuando me acordé de Ud., ya era muy tarde.

La saluda con mucho afecto,

Cecilia
3.  Pídale a los niños que piensen y comenten las posibles razones que justifican la acción de pedir excusas.

4.  Sugiérales que definan con precisión el motivo de la excusa.

5.  Sugiérales que imaginen un diálogo con la persona afectada y que le expresan personalmente las excusas.

6.  Al escribir la nota o carta, recuérdeles que se debe agradecer por anticipado su aceptación.

7.  Sugiérales que se despidan expresando sentimientos de afecto o de respeto, según sea el destinatario.

8.  Pídales que revisen la escritura de la excusa como si fueran el destinatario y que se formulen preguntas como las siguientes:
 

  • ¿Aparece convincente?
  • ¿Las razones expuestas son suficientemente claras?
  • ¿El encabezamiento y la despedida están formulados de acuerdo a las normas de cortesía?

 

 

¿El lenguaje empleado corresponde al destinatario?.

9.  Solicíteles que reescriban la excusa si fuera necesario.

Felicitaciones y reconocimientos

1.  Utilice situaciones surgidas dentro de la comunidad escolar que merezcan ser felicitadas o reconocidas.  Por ejemplo: felicitar a una madre o padre que haya encontrado un buen trabajo o que haya sido ascendido, a un compañero o compañera que haya realizado un acto solidario, efectuado una acción esforzado, que cumpla años, que haya entrado a los Scouts, participado en un acto deportivo o en una velada de la escuela, obtenido un premio, etc.

2.  Modele en forma permanente la actividad frente a los alumnos, reconociendo y felicitando en el momento oportuno a quien lo merezca.  Cuidar de felicitar a las personas por lo que son y no siempre por lo que hacen.

3.  Seleccione con los alumnos un motivo real de felicitación y pídales que imaginen una comunicación oral directa con la persona, grupo o institución que la merezca.

4.  Pídales que escriban espontáneamente la felicitación en forma individual o grupal.

5.  Sugiérales que revisen la escritura de la felicitación sobre la base de los siguientes pasos:

Releer las felicitación como si se fuera el destinatario y preguntarse si se la encuentra auténtica, si le produce satisfacción o contento.

Si la felicitación ha sido escrita por dos personas, sugerirles que una tome el rol del destinatario de la felicitación y la otra el del escritor.  Apreciar si la redacción necesita ser modificada.

Discutir si la acción felicitada merece mayor divulgación. Si es el caso, publicarla en un diario mural, en la revista de la escuela o en el diario de la localidad.

6.  Sugiérales que reescriban la felicitación, si fuera necesario.


 
7.  Publique en el Diario Mural los escritos de sus alumnos.  Por ejemplo:
 
La Escuela Municipal F-1 80 de Patagua Orilla hace un público reconocimiento, a través de un lindo acto sorpresa y un rico cóctel, a las queridas profesoras: Sra. Ema Jara Villalón y Sofía Contreras por sus 26 y 25 años de servicio, respectivamente.

(Extraído del diario escolar "El Patagüino")


 

UN ESPACIO PARA LA REFLEXION


Las experiencias comunicativas constituyen un tipo de composición no impuesta, que ocurre naturalmente se siente la necesidad o el deseo de comunicar algo a otra persona.

Ellas no sólo constituyen un pretexto para practicarla escritura sino que promueven un clima emocional cálido, positivo y de respeto mutuo, permiten que los alumnos se contacten con emociones positivas y fomentan el compartir.

Por otra parte, cuando un niño desarrolla el hábito de verbalizar y escribir felicitaciones, cartas, excusas, etc., gana progresivamente el aprecio de quienes lo rodean.  Esto desarrolla su autoestima, dado que

ésta se basa preferentemente en la percepción del aprecio que le tienen los otros.

Este tipo de escritura permite a los niños expresarse con mayor precisión y claridad dado que generalmente se dispone del tiempo necesario para reformular, matizar, sintetizar o expandir los conceptos emitidos, a través de la reescritura.

En relación al desarrollo del lenguaje oral:
 

  • Permiten escuchar atentamente las explicaciones, justificaciones y descripciones que hace el profesor cuando modela las actividades.
  • Permiten verbalizar las interacciones que realiza el niño con las personas que integran su ambiente social.
  • Permiten hablar sobre emociones, sentimientos y valorar las acciones de los otros.
  • Permiten tomar conciencia, a través del habla, de la necesidad de dominar ciertas habilidades sociales que facilitan la comunicación.
  • Permiten anticipar y planear las acciones conducentes a obtener un producto concreto de escritura.
  • Permiten que los alumnos utilicen una modalidad expositiva de comunicación al presentar ante sus

 
compañeros las razones por las cuales escriben reconocimientos. felicitaciones, cartas, etc.

En relación al desarrollo de la lectura:

Permiten realizar lectura oral de sus distintos escritos comunicativos.

Favorece el descubrimiento de las distintas instancias comunicativas incluidas en la lectura de cuentos tradicionales u otros textos.

Estimulan al alumno a leer y releer los escritos propios y los de los otros, con el fin de realizar su redacción definitiva.

En relación al desarrollo de la escritura:

Permiten practicar la escritura manuscrita con un propósito claro y definido.

Permiten que el niño se familiarice con los principales parámetros de la situación de producción de los distintos textos comunicativos a través de las preguntas: ¿Quién lo escribió?, ¿Para quién?, etc.

Permiten que los niños identifiquen distintos tipos de textos sobre la base de su diagramación y silueta.


Permiten que los niños capten el sentido de aspectos tales como destacar nombres propios, referencias de lugares y tiempo, etc., que se traducen en el uso de las mayúsculas, la puntuación, los cambios de línea, la acentuación, etc.
 
  • Permiten "editar" los productos escritos y realizar las acciones conducentes a que lleguen a su destinatario.

 
JUEGOS VERBALES


Bajo esta denominación se incluyen los juegos con palabras que contienen los mismos sonidos iniciales o aliteraciones o los mismos sonidos finales o rimas; también se incluyen las adivinanzas, trabalenguas y otros juegos lingüísticos tradicionales o creados por los mismos niños. Todos estos juegos ponen énfasis en el carácter lúdico y creativo del lenguaje y en una actitud exploratoria de posibles significados.

SUGERENCIAS


Aliteraciones y rimas

Los juegos verbales con palabras que comienzan con el mismo sonido (aliteraciones) o con palabras que riman, pueden ser realizados con preescolares y con alumnos de los primeros años de educación básica.  Su práctica favorece el desarrollo de la discriminación auditiva y de la conciencia fonológica, ambas importantes para el aprendizaje de la lectura y para los aspectos ortográficos de la escritura.

1. "Veo veo". Invite a los niños a jugar al "veo-veo" de acuerdo a los siguientes pasos:

  • El animador (Ud. o un alumno) piensa en un objeto de la sala de clases y escribe la palabra en un papel.
  • Luego dice al curso: "estoy pensando en un objeto de la sala que empieza con el sonido..."
  • Los otros niños deben decir nombres de objetos que se encuentren en la sala y que comiencen con ese sonido, hasta descubrir el objeto.
  • 2.  Proponga a los alumnos palabras que empiecen con un sonido dado y que se encuentren en diferentes lugares; por ejemplo: "estoy pensando en una cosa que empieza con el sonido ... y que se encuentra en una plaza, en la playa, en la escuela, en la cocina, etc."


3.  "Ha llegado un buque cargado de ..." es una variación de este juego.  Pida a los niños que retomen las palabras con un mismo sonido inicial que han sido dichas por sus compañeros y que le agreguen una más.  Por ejemplo: ha llegado un buque cargado de duraznos, dados, duendes, dedos, damascos, etc.  También puede realizar estos juegos con el sonido final de las palabras.


 
4. Rimas.  Pida a los niños que se presenten ante sus compañeros según el siguiente modelo:

-  Me llamo María y me gustan las sandías.
-  Me llamo Fernando y salgo caminando.
-  Me llamo Federico y tengo un perico.

No explique la regla del juego la primera vez que lo realice, sino que ofrezca tres o cuatro ejemplos como los anteriores y pida a sus alumnos que descubran cómo se juega.  Luego continúe el juego aceptando cualquier completación de la oración, a condición de que la segunda parte rime con el nombre del niño.
5.  Varíe este juego utilizando los sonidos iniciales:

-  Me llamo Jaime y me layo con jabón.
-  Me llamo Felipe y me gusta jugar fútbol.

6.  Invite a sus alumnos a crear oraciones progresivamente más largas cuyas palabras comiencen todas con un mismo sonido.  Para ayudarles, recuérdeles el conocido:

"Pedro Pablo Pérez Pereira pinta paisajes por poca plata para poder pasear por París".

Jugar con palabras

Estos juegos pueden ser realizados con alumnos de los primeros años de educación básica e incluso en cursos superiores si se aumenta su complejidad.

1.  Verdadero o falso.  Formule oraciones frente a los niños y pídales que digan si son verdaderas o falsas.  Algunos ejemplos son los siguientes:

-  los payasos no lloran
-  los perros tienen cuatro patas
-  los botes pueden volar
-  los avaros son generosos
-  toda la gente es hombre
-  las arañas tienen seis patas
-  etc.

Es importante que cada niño, además de señalar si la 
 


 
oración es verdadera o falsa fundamente su respuesta.

2.  Familias de palabras. En este juego de categorización diga cuatro palabras.  Solicite a los alumnos que señalen la palabra "intrusa" y que fundamenten su respuesta.

Por ejemplo:   lechuga - rosa - clavel - dalia

El niño que responde puede decir: "la palabra lechuga es la intrusa porque es una verdura y las otras son flores".

3.  Ofrezca algunos minutos a los niños para que preparen series de palabras incluyendo una intrusa; esta preparación puede ser mental o por escrito.  Cuando comienza el juego, cada alumno propone su serie al resto del curso.

4.  La cadena.  Este juego es algo más complejo ya que exige mayor concentración y dominio del vocabulario.  Consiste en decir una palabra y el alumno que sigue debe "encadenarla" diciendo otra que comience con la misma letra final.  Por ejemplo, un alumno dice "casa", el otro dice "árbol", otro dice "lápiz", otro dice "zapato", etc.

5.  Una variación aún más compleja de este juego consiste en jugar sólo con palabras de una misma categoría.

Por ejemplo: un niño dice "perro", otro dice "oso", otro "orangután", otro "nutria", etc.  Se pueden hacer "cadenas" de nombres propios, frutas, verduras, juguetes, animales, etc.

6.  Concurso de T.V.: un, dos, tres.  Este juego exige, al igual que el anterior, un cierto manejo de la categorización.  En las primeras ocasiones asuma Ud. el papel de animador de un concurso de televisión; más tarde, los niños lo imitarán en forma independiente.  El juego consiste en decir el mayor número posible de palabras que reunan las características que el animador ha señalado.

Ejemplos:

Animador:  los tomates son rojos: diga el nombre de flores, frutas o verduras que sean rojas.

Animador:  el agua limpia es transparente: nombre objetos que sean transparentes.

Animador:  en la cocina hay ollas: nombre otros útiles de cocina.

Para otorgar una cantidad de tiempo equivalente a cada alumno participante en el concurso, utilice un 
 
 

 


 
eloj de arena o un cronómetro; tres minutos puede ser un tiempo suficiente.  El ganador de un juego asume el papel de animador en el juego siguiente.

7.  Una variación de este juego consiste en escribir en tarjetas cada uno de los temas del concurso, acompañados de un gran número de respuestas correctas.  Estas tarjetas permiten al animador evaluar la calidad de las respuestas de los concursantes; además, si alguno de ellos aporta una respuesta correcta que no está incluida en la lista, el animador la agrega.

Adivinanzas

Los juegos de adivinar o de inventar nuevas adivinanzas son muy entretenidos para niños de diversas edades y les permiten desarrollar una serie de habilidades relacionadas con el pensamiento y el lenguaje.

1.  La bolsa misteriosa.  Utilice una bolsa no transparente con una serie de objetos, algunos de uso corriente y otros menos usuales: goma, lápiz, dado, cuchara, cordón de zapato, etc.  Invite a un niño a colocarse de espaldas al curso y a la bolsa y a otro alumno a sacar un objeto.  Este último lo muestra a todos sus compañeros, excepto al que está de espaldas y luego lo esconde.  Cada niño debe decir una característica del objeto y al final el alumno que no lo ha visto debe adivinarlo.  Por ejemplo, si se trata de un sacapuntas, los niños dirán: es chico, es metálico, tiene ángulos, es duro, etc.

2.  El preguntón.  Invite a un niño a salir de la clase y pídale a los demás que se pongan de acuerdo sobre un objeto visible.  Haga entrar al niño y pídale que formule preguntas que le permitan descubrir el objeto.  Sus compañeros sólo deben responderle "sí" o "no".

3.  Inventando adivinanzas.  Dado que esta actividad es más compleja que los simples juegos de adivinanzas, se sugiere realizarla con alumnos a partir de tercer año básico.  Se recomienda seguir los siguientes pasos:

- pensar en un objeto;
- señalar sus principales características;
- imaginar una pregunta sobre su identidad.

Por ejemplo: se piensa en la mochila, se imagina cómo está al entrar a la sala de clases y cómo estará un rato después.  La adivinanza sería: "llego a la clase gordita y al poco rato ya estoy flaquita. ¿Quién soy?"

4.  ¿Qué estoy haciendo?.  Este es un juego de mímica en el cual un niño realiza los gestos y movimientos correspondientes a una serie de dos o tres acciones.  Sus compañeros deben adivinarlas 


 
y fundamentar sus respuestas.  Se trata de estimular mímicas poco frecuentes de manera de provocar situaciones graciosas.  Por ejemplo hacer la mímica del cuidador de un elefante que mientras lo está lavando de pronto recibe un chorro de agua de su trompa.

5.  Campeonato de adivinanzas.  Solicite a cada niño que aprenda el mayor número de adivinanzas posible para poder participar en un concurso.  Forme dos equipos y pida que cada uno de ellos nombre un representante; éstos dirán al otro grupo, por turnos, una a una todas las adivinanzas que conocen.  Si el otro niño no adivina debe responder algún alumno de su equipo.  Si no descubre la respuesta, el equipo pierde un punto.

6.  Estimule la edición de un libro con las adivinanzas del curso donde se le agreguen los nuevos aportes de los alumnos o suyos.

Trabalenguas

1.  Solicite a los niños que recuerden los trabalenguas que conocen.  Ayúdeles a traerlos a su memoria diciendo las dos o tres primeras palabras de los más populares: "Pablito clavó...", etc.

2.  Invíteles a preguntar a sus familiares o amigos si 

conocen otros trabalenguas.  Pídales que los digan a sus compañeros.

3.  Sugiera a sus alumnos escribir los trabalenguas para no olvidarlos.  Pueden elaborar un libro de trabalenguas.

4.  Proponga a los niños realizar transformaciones de trabalenguas, de manera de crear otros nuevos.  Por ejemplo,
 

El cielo está enladrillado.
¿Quién lo desenladrillará?
El buen desenladrillador
que lo desenladrille,
buen desenladrillador será.

El techo está empapelado.
¿Quién lo desempapelará?
El buen desempapelador
que lo desempapele
buen desempapelador será.


 
UN ESPACIO PARA LA REFLEXION


Los "juegos verbales" permiten desarrollar variadas y ricas actividades de pensamiento y lenguaje oral y escrito, algunas de las cuales se describen a continuación:

En relación al desarrollo del lenguaje oral:
 

  • Permiten escuchar y discriminar los sonidos iniciales o finales de palabras dichas por el profesor y por los alumnos, con el fin de desarrollar la percepción auditiva y la conciencia fonológico.
  • Favorecen la recuperación de juegos lingüísticos tradicionales y de ese modo valorizan la cultura oral de los alumnos.
  • Estimulan el desarrollo de la creatividad al favorecer asociaciones de palabras poco usuales.
  • Favorecen el desarrollo del vocabulario al decir series de palabras que reunan ciertas características relacionadas con aspectos fonológicos o semánticos.
  • Permiten que los alumnos organicen el vocabulario en torno a categorías, con lo cual favorecen su desarrollo cognitivo.
  • Permiten el desarrollo de un lenguaje inquisitivo, al ejercitar la formulación de preguntas en los juegos de adivinanzas.
  • Favorecen el desarrollo de la fluidez de la expresión oral a través de los trabalenguas.
  • Favorecen el desarrollo de la memoria al tener que retener series de palabras, por ejemplo en "Ha llegado un buque cargado de ..."


En relación al desarrollo de la lectura:
 

  • Estimulan al alumno a buscar en libros, revistas o diccionarios, palabras con sonidos iniciales o finales semejantes.
  • Estimulan la lectura de los distintos juegos verbales utilizados.


En relación al desarrollo de la escritura.
 

  • Favorece el desarrollo de la escritura manuscrita, de la ortografía y la redacción a través de las múltiples situaciones que invitan a escribir los juegos verbales.
  • Estimula el acto de escribir con un propósito definido: diario mural, recopilación de juegos lingüísticos, etc.

 
 
 
 
 
Atrás
Indice
Siguiente