Las unidades temáticas constituyen marcos de referencia para planificar y organizar experiencias de aprendizaje alrededor de áreas comunes de conocimiento, que atraviesan variadas líneas curriculares, tales como lenguaje, ciencias o arte. Ellas proporcionan una organización y estructura que crean comunidades de aprendizaje para construir significados y conocimientos (Pappas et al. , 1990).

Aun cuando las unidades temáticas son utilizadas para integrar los componentes del lenguaje y la comunicación, ellas ponen en juego muchas otras áreas curriculares. Las relaciones interdisciplinarias son "reales" sólo cuando ellas son significativas y relevantes para el currículum y para las vidas de los estudiantes. Así, aunque se comience usando las unidades temáticas como una manera de integrar los componentes del lenguaje, pronto se las valora como un importante concepto curricular para muchas disciplinas que pueden ser desarrolladas a través de estas unidades.

Justificación de las Unidades Temáticas

La investigación muestra que las unidades temáticas constituyen un poderoso marco de referencia que favorece los aprendizajes de los alumnos por razones tales como las siguientes

  • Los conocimientos o esquemas cognitivos de los alumnos juegan un significativo rol en la construcción del significado (Anderson & Pearson, 1984). Estos conocimientos o esquemas cognitivos no están constituidos por conceptos aislados ; por lo tanto, las unidades temáticas, al relacionar distintos conocimientos, los favorecen significativamente.

  • Comprender es el proceso de construir significados interactuando con el texto (u otra fuente de aprendizaje como una película o un experimento). 
     



 
  • Esta interacción involucra relacionar el conocimiento previo con las nuevas ideas para construir nuevas relaciones y conceptos y expandir los antiguos Las unidades temáticas constituyen un plan efectivo de aprendizaje, dado que no sólo estimulan esta interacción sino que también establecen interacciones entre distintas áreas de conocimiento.
    • Constituyen experiencias auténticas que permiten leer y escribir contenidos significativos.
    • Ofrecen instancias de trabajo colaborativo e interactivo que proporcionan modelos y retroalimentación a los estudiantes, sobre lo que ellos están aprendiendo.
    Así, las unidades temáticas constituyen un marco para el aprendizaje que incorpora estos aspectos, ya que se construyen sobre la base de los intereses y conocimientos previos de los alumnos, focalizándose sobre temas que les son relevantes para sus vidas. Además, ellas permiten construir relaciones entre distintos conocimientos y facilitan los aprendizajes auténticos mediante la solución colaborativa, de problemas estimulantes que atraviesan el currículum.
    Desarrollo de las unidades temáticas

    El desarrollo de las unidades temáticas no es un proceso complicado y puede realizarse en tres etapas : planificación, implementación y culminación (Walmsley, 1994). La figura siguiente, ilustra estas tres etapas con sus respectivas actividades.
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     

     




     
    Planificación

    Planificar una unidad temática involucra cuatro actividades:

    • Elección del tema 
    • Identificación de los contenidos que los alumnos pueden aprender 
    • Selección de las actividades 
    • Desarrollo de un cronograma.
    La planificación es un proceso interactivo, que involucra tanto al profesor como a los estudiantes. Esta interacción permite generar distintas ideas, pensar en otros temas y en fuentes alternativas de recursos.

    Algunas veces los educadores realizan solos el proceso de planificación, especialmente cuando comienzan a utilizar las unidades temáticas. Sin embargo, es posible y conveniente involucrar a los estudiantes cuando sea apropiado hacerlo. También es interesante pedir la colaboración de otros profesores del mismo grado y de otros miembros de la comunidad educativa.

    Elección del tema. Se puede elegir un tema que los estudiantes deseen aprender, que sea apropiado para su nivel de desarrollo o bien, se puede seleccionar a partir de los contenidos de los programas de estudio. El tema debe ser lo suficientemente amplio para

    incluir diferentes áreas curriculares, pero no tan amplio como para que los alumnos lo pierdan de vista y fracasen en establecer las relaciones con sus propios conocimientos o con otras áreas.

    La selección de un tópico demasiado extenso e inmanejable desalentará a los alumnos y les hará perder el interés. Por ejemplo, si el tema elegido fuera tan amplio como "Conozcamos el mundo más allá de nuestras fronteras ", el profesor puede limitarse a desarrollar las características turísticas de uno o dos países fronterizos.

    Identificación de los contenidos que los alumnos pueden aprender

    Al seleccionar un tema, es necesario pensar sobre qué pueden aprender los alumnos durante la unidad. Por ejemplo, en un tema relacionado con los alimentos, pueden usarse dos categorías : actitudes y hábitos, y construcción de significados.

    Con respecto a las actitudes y hábitos
     

    1. Desarrollar actitudes adecuadas sobre su alimentación.

    2. Apreciar la planificación y elaboración requeridas para preparar comidas saludables.



     
    Con respecto a la construcción de significado

    1. Conocer los grupos de alimentos más importantes y poder elegir una dieta equilibrada.

    2. Identificar los procedimientos para planear una comida básica.

    3. Entender los procesos requeridos para que un país aumente su producción de alimentos.

    Además de las dos categorías descritas, es necesario identificar las destrezas y estrategias específicas que los estudiantes pueden desarrollar dentro de la unidad. Por ejemplo, interesa que los alumnos aprendan a

    • Seleccionar libros apropiados para hacer un informe. 
    • Identificar la información importante que aporta el texto. 
    • Tomar notas. 
    • Escribir un informe. 

    • Usar sumas simples.
    Por supuesto, muchas otras destrezas y estrategias también se desarrollarán como resultado de la puesta en marcha de una unidad. La identificación de las destrezas y contenidos que los estudiantes pueden aprender constituye la base para el proceso de evaluación que se realizará durante el desarrollo de la unidad temática y al final de ella.

    Seleccionar recursos. Los recursos para obtener materiales para las unidades temáticas pueden incluir:

    • materiales impresos : libros de literatura, textos de estudio, diarios y revistas, folletos, notas, entrevistas, cartas, etc.
    • recursos "al alcance de la mano" herramientas, máscaras, títeres, ropa, etc.
    • recursos de la comunidad : personas, museos, bibliotecas, parques, establecimientos comerciales o de servicio, etc.
    • recursos artísticos : pinturas, muestras de arquitectura, música, escultura, artes decorativas y gráficas, teatro, televisión, video, películas, casetes, CD ROM, discos compactos, etc.

    • lnternet.



     
    Este último recurso permite visitar lugares tales como museos, lugares turísticos y otros en línea, que pueden ayudar a los profesores y a los alumnos a abrirse a nuevas ideas e informaciones.

    Seleccionar actividades y desarrollar un cronograma. Esto constituye la última parte del proceso de planificación. Con el fin de apoyar a los estudiantes a entender el tema y continuar aprendiendo para construir el significado, es necesario realizar tres tipos de actividades: para iniciar el tema, desarrollo del tema y culminación del mismo. Aunque se pueden planificar ciertas actividades, éstas se cambiarán o se agregarán otras, en la medida que la unidad se desarrolle y se vaya evaluando el progreso de los alumnos.

    Actividades para iniciar el tema pueden implicar resolución de problemas, lectura, informes escritos, hacer gráficos o líneas de tiempo; proyectos, artes, música, drama, etc. El rol del profesor será conducir algunos grupos, monitorear otros, etc. Algunas veces se trabajará con pequeños grupos, mediante conferencias individuales o con la clase completa.

    La planificación y selección de actividades para un tema se debe realizar en forma interactiva, de acuerdo a las siguientes consideraciones:

    Motivar a los alumnos y lograr que se entusiasmen con el tema

    Activar sus conocimientos previos y desarrollar los conocimientos básicos para entender el tema.

    Dar el tono justo el tema, ayudando a los alumnos a lograr la apropiación de sus aprendizajes a medida que la unidad progresa.

    Dado que hay una gran variedad de actividades posibles para iniciar una unidad temática, de deben seleccionar aquellas que mejor satisfacen las necesidades de los alumnos y del tema. Estas actividades pueden incluir dramatizaciones, discusiones grupales, exhibiciones de artefactos, leer en voz alta una buena pieza de literatura, música o arte u otros ítemes que despierten interés. Algunas veces se necesitarán varias actividades de iniciación, otras veces bastará con una.

    Una vez que la unidad temática se ha seleccionado, se puede proceder como sigue:

    • Listar los conceptos involucrados en el tema elegido y los resultados que se quieren obtener. 
    • Agrupar las ideas en categorías. 



     
    • Pensar específicamente qué podrían aprender los alumnos en la unidad temática. 
    • Listar los recursos y actividades que podrían realizarse. 
    • Agrupar las ideas, los recursos y las actividades.
    El proceso de planificación es dinámico, las ideas y pensamientos están constantemente cambiando.

    Finalmente, se debe desarrollar un cronograma para la unidad temática, el cual puede extenderse en unos pocos días, varias semanas o meses. La duración dependerá de varios factores, tales como la amplitud del tema, los objetivos de enseñanza, los intereses y la motivación de los estudiantes, etc.

    Implementación

    La implementación de la unidad temática implica organizar la sala de clases, presentar el tema a los estudiantes y desarrollar las actividades diarias.

    Organización de la sala de clases. Esta organización del aula es importante dado que permite crear una atmósfera motivadora para los alumnos. Esto implica establecer centros y rincones para apoyar el desarrollo del tema, tal como se describió en el primer capítulo.

    8 30 Ejercicios físicos
    8 40 Compartir/ interactuar
    8 50 Taller de lectura
    10 15 Recreo
    10 30 Actividades con la clase completa
    11 15 Colación
    11 30 Lectura en voz alta del profesor
    12 00 Taller de escritura
    13 10 Trabajo en pequeños grupos/ proyectos independientes
    14 00 Música, Arte relacionados con el tema
    14 40 Compartir/celebrar
    15 00 Despedida


    Presentación del tema. Involucra compartir y desarrollar el plan de la unidad con los alumnos y ayudarlos a decidir qué actividades emprenderán solos o en grupo. La presentación del tema servirá para activar sus conocimientos previos y proporcionarles una base necesaria para la construcción del significado.

    Durante este tiempo se debe ayudar a los estudiantes a decidir y planificar lo que ellos realizarán. También se les puede ayudar a tomar decisiones y llevar la cuenta de su trabajo.

    Realización de las actividades diarias. La parte final de la implementación de la unidad temática requiere trabajar el tiempo diario o semanal necesario. Estas actividades proporcionan instancias de enseñanza y evaluación a través del desarrollo del tema. Se puede 



     

    elegir construir conceptos, realizar talleres de lectura o escritura, etc. Un ejemplo de distribución del tiempo se muestra a continuación.

    Culminación del tema

    En esta etapa final de la planificación se realizarán las actividades que se planearon, más otras que hayan emergido ; los estudiantes compartirán los resultados de sus proyectos y actividades, evaluarán y reflexionarán sobre los resultados de la unidad temática.

    Compartir proyectos y actividades. La actividad de compartir es muy importante para que los alumnos construyan significados y experimenten un sentido de comunidad y apropiación. Durante ese tiempo ellos conversan, muestran sus trabajos y comentan las actividades realizadas. El compartir puede comprender un día completo, incluyendo una exposición, invitaciones a la familia y a otros estudiantes.

    Evaluar y reflexionar. Esto también constituye una parte importante de la culminación. A lo largo del tema el profesor y sus estudiantes irán estimado sus progresos y en este punto se puede retomar el plan inicial y comentar cómo y cuánto se ha cumplido de él. Se pueden hacer comentarios en grupos pequeños y también exposiciones orales de los alumnos sobre lo que han hecho para obtener las metas, focalizándose sobre lo que han hecho bien y sobre lo que harían mejor en un próxima unidad.

    El profesor también debe reflexionar sobre la unidad. ¿Utilicé el tiempo apropiado? ¿Qué cambios pude haber realizado?

    En suma, el desarrollo de una unidad temática implica planificar, implementar y, finalmente, un momento de culminación. Cada una de estas etapas debe desarrollarse en forma fluida e interactiva y adaptarse a las necesidades, tanto del profesor como de sus alumnos.
     
     
     
     
     
     
     

     



     
    Ejemplo de Unidad Temática:
    La diversidad cultural chilena

    Este ejemplo de unidad temática presenta el proceso de planificación y el desarrollo de las actividades involucradas.

    Proceso de planificación para la Unidad temática

      Invite a los alumnos a sugerir ideas para desarrollar una unidad temática. Haga una lista de 
    • ellas y procure seleccionar aquélla que permita integrar distintas áreas de curriculum y apuntar hacia distintos aprendizajes. Por ejemplo: "La diversidad cultural chilena"
      Determine, junto con sus alumnos, las metas, recursos y actividaes que se realizarán dentro de la unidad. El cuadro siguiente sirve de apoyo para focalizar y delimitar el tema

     
    Lenguaje Matemáticas Arte
    Escuchar las lenguas rapanui, mapudungún, aymara, italiano Calcular proporciones y medidas en distintas recetas Música, pintura, artesanías, gráficos comparativos de grupos culturales
    Ciencia y tecnología Ciencias Sociales Educación musical y Educación física
    Conocer aportes científicos y tecnológicos de las distintas culturas Ubicación geográfica y aspectos históricos Aprender danzas y canciones
     
     
    • Planifique sus objetivos de aprendizaje referentes, por una parte, a actitudes y hábitos y, por otra parte, a construcción de significados. Por ejemplo, en cuanto a actitudes, la unidad ofrece oportunidades para observar cómo muchas de las fortalezas del pueblo chileno provienen de su diversidad cultur
    En relación a destrezas a desarrollar en los alumnos, podrían plantearse algunas que serán necesarias durante todo el resto del año, por ejemplo : buscar y reunir información, procesarla, presentar la información en forma oral o escrita ; conocer medidas y entender proporciones, entre otras.



     
    • Identifique, junto con sus alumnos, los recursos para el desarrollo de la unidad, incluyendo literatura, especialmente étnica y otras fuentes de referencia, tales como personas a entrevistar, páginas Web, textos de ciencias sociales, museos y otros recursos de la comunidad.
    • Planifique actividades que puedan realizarse en el tiempo de duración que se ha asignado a la unidad ; por ejemplo, un mes de duración para realizar las actividades de iniciación, desarrollo y culminación. No olvide considerar actividades de evaluación a lo largo de la unidad y al momento de su conclusión.
    • Después de completar su plan básico, elabore, junto con los alumnos, un cronograma y un horario diario flexible.
    • Finalmente, analice la unidad en términos de los aprendizajes que se lograrían en otra áreas del currículum.
    Principales logros, estrategias y destrezas

    En una unidad temática como la que se propone, los principales logros, estrategias y destrezas a alcanzar, podrían ser los siguientes:


     
    Actitudes y hábitos Construcción de significados
     
    Estrategias y destrezas
     
    - Apreciar la diversidad cultural chilena

    - Relacionar la diversidad cultural con las vidas de los alumnos
     
     
     
     

    - Entender distintas culturas y su diversidad

    - Entender cómo las distintas culturas han contribuido a formar la identidad nacional

    - Conocer los aportes de las distintas culturas
     
     

    - Localizar la información y reunirla (libros de referencia, entrevistas, libros de texto, literatura)
    - Presentar la información (representaciones orales, informes, gráficos y organizadores gráficos, líneas de tiempo)

    - Matemática (proporciones, medidas) etc.



     
    Otros ejemplos de unidades temáticas que pueden ser puestos en práctica en las salas de clases son : "Efectos de la Corriente del Niño" Deterioro del medioambiente en la... Región", "Producción agrícola de la... Región", "La generación de poetas jóvenes de Chile", "Explorando el cielo", "La pintura del siglo XIX en Chile", "Las fiestas religiosas de la... Región ", etc.
     
     



     
    REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS
     
    ANDERSON, R. C., & PEARSON, P. D. (1984). A schematheoretic view of basic processes in reading comprehension. En P. D. Pearson (Ed.), Handbook of reading research (pp 255-291). New York : Longman.

    COOPER, D. J. (1997). Literacy : Helping children construct meaning. NY : Houghton Mifflin Company.

    PAPPAS, C. C. , KIEFER, B, Z. , LEVSTIK, L. S. (1990). An integrated language perpectíve in the elementary school: Theory into action. N. Y. Longman.

    SHANAHAN, T. (1997). Reading- wríting relationships,thematic units, inquíry leaming... In pursuit of effective integrated literacy instruction. The Reading Teacher. Vol 51 (1), p 12-19.

    WALMSLEY, S. (1994). Children exploring the world : theme teaching in elementary school. Portsmouth, NH : Heinemann.



     
     
     
    Atrás
    Indice
    Siguiente