3. EDUCACION PREESCOLAR

La educación parvularia considerada "como el proceso educativo oportuno, pertinente, intencionado y sistemático, que complementa la acción insustituible de la familia en los primeros 6 años de vida del niño con el propósito de favorecer su desarrollo pleno acorde a sus potencialidades" 13  ha conformado paradigmas para orientar su acción.

                La utilización del concepto de paradigma en educación surgió como consecuencia de los aportes de Thomas Kuhn (1962), quien la define como un conjunto de creencias, valores, técnicas, etc., que comparten integrantes de una comunidad determinada a lo cual también podemos agregar que son validadas y condensadas como ejemplares por lo que asumen un carácter de normas que son compartidas.

Ya en el año 1930, Comenio en las propuestas explicitadas en su "Didáctica Magna" perfila los primeros paradigmas básicos de la educación Parvularia como son; el derecho del niño a una educación pertinente y oportuna, la familia como agente educativo favorecido por el educador profesional, y otros.( Peralta, 1995)

Durante el siglo XVII y hasta fines del siglo XVIII se efectúa en educación un cambio de los paradigmas vigentes, configurándose a través de la historia lo que genera la educación moderna, activa o nueva. En el ámbito de la educación parvularia significativos fueron los pensamientos de Pestalozzi, Froebel, después de Comenio y posteriormente M. Montessori y Decroly, entre otros, (Peralta, 1995). Entre estos paradigmas o postulados esenciales encontramos:

También encontramos Paradigmas aportadores en el plano metodológico del nivel, como:

Si se piensa que los paradigmas son creencias, valores, técnicas y otros factores tan importantes como esos, aceptados y compartidos por una comunidad, en este caso una comunidad educativa, y que por lo tanto asumen una calidad de condensadas asumiendo como normas; es muy importante que el educador al formular su currículo los tenga presente y los haga suyos enriqueciéndolos y complementándolos en bien de los niños y en estrecho respeto por esa realidad.

Al referirse a currículo, Viola Soto nos plantea que, " es un conjunto de elementos técnicos, materiales y humanos que utiliza la escuela tanto dentro como fuera de sus aulas para orientar el proceso metodológico de encuentro docente - discente con la sociedad y el patrimonio cultura¡, en relación a los aprendizajes o cambios conductuales deseados en los alumnos. Este proceso metódico implica selección y organización, aplicación o implementación y evaluación persistente de las situaciones educativas en que se producen las interacciones humano - culturales que la escuela considera adecuadas al logro de los objetivos. Se estructura en función de una concepción teórica" 25

Este proceso metódico implica selección y organización, aplicación, implementaron y evaluación persistente de las situaciones educativas en que se producen las interacciones humano-culturales que la escuela considera adecuadas al logro de los objetivos. Se estructura en función de una concepción teórica.

Este concepto de curriculum, se deduce que el quehacer educativo no se improvisa sino que es producto de una reflexión respecto del conocimiento que el educador de párvulos tiene respecto de su grupo de niños; relativo a su etapa de desarrollo, núcleo familiar, comunidad y cultura en la cual está inserto, época en que le ha correspondido ser principal actor de esta intervención educativa.

Si reflexionamos en que educar es transmitir cultura a un grupo humano y formarlos para que sean capaces de corregir y mejorar esa cultura, no se puede separar formación del hombre y transformación del mundo ya que el hombre puede renovarse, conformarse, perfeccionarse o desfigurarse y si no brotan de el nuevas formas de vida, no se puede recrear, por lo que la educación debe comprometerse con el futuro y preguntarse en que medida sirve a esa vida futura debiendo poner énfasis en el "saber por que". ( JUNJI UNICEF, Primer Simposio Nacional de Educ. Parvularia, 1990).

La pertinencia en la calidad de la educación desde la perspectiva del humanismo integral es la búsqueda de los aspectos de la cultura que se han de transmitir para seleccionar la adecuada, para ello se debe atender la diversidad cultural de los niños. Lo ideal es provocar un encuentro entre las experiencias propias de los niños y las seleccionadas para transculturarlas progresivamente sin producir ruptura, es decir, buscar el encuentro de culturas en igualdad, respeto y no de sobre imposición de modelos culturales extraños sobre los propios.

La incorporación del curriculum es relativamente reciente en la educación en general, ya que a partir de la década de los cincuenta comienza a difundirse su aplicación en los países desarrollados y a partir de los años setenta en Chile se empezó a utilizar en la educación preescolar, sin embargo cabe destacar que si el uso de este término es considerado nuevo en este nivel de la educación, su aplicación ha estado presente desde que existe el primer jardín infantil, es decir desde la existencia del primer curriculum preescolar- el froebeliano que nos legó una de las proposiciones actuales sobre el concepto de curriculum y que se refiere a-.

"todas las vivencias y aprendizaje significativos que han sido experienciados por los párvulos y adultos como resultante de la selección y organización consistente de un conjunto de factores humanos, materiales y técnicos que han sido generados por una comunidad educativa, desde el jardín infantil como institución educativa sistemática" 26

En el nuevo escenario del mundo de hoy y bajo las conceptualizaciones actuales Blanca Hermosilla en el encuentro sobre curriculum en educación parvularia efectuado recientemente en Santiago, Noviembre de 1995, nos define curriculum como una herramienta que contextualiza, orienta, otorga sentido y significado a las acciones educativas, es un medio que permite a los educadores recrear armonizando prácticas y saberes con las tendencias teóricas nutrientes de la educación parvularia, haciéndolo de esta forma más pertinente. También nos plantea que es abierto y en permanente construcción y donde el educador gatillo procesos formativos, capacidad de desarrollo y de relaciones con el otro. (Encuentro Nacional de Especialistas en Curriculum, 1995).

Es importante para todo educador tener presente que, si el entendido como un cambio de conducta relativamente duradero es el propósito central del curriculum, existen situaciones gratificantes y estimuladoras importantes de haberles vivido a las que llamamos vivencias que deben estar presentes en todo curriculum, como cuando el educador y los niños disfrutan de la naturaleza en un ambiente cálido y relajado, encuentros con personas, animales u objetos que provocan sensaciones de plenitud y que están cargados de significados para nuestras vidas, las cuales A. Maslow las denomina como experiencias cumbres que alimentan todo el existir en la vida de una persona.

Cuando se hace referencia a aprendizaje significativos,- Carl Rogers al respecto nos dice que:

"toda experiencia educativa debe tener significado y sentido para la vida del aprendiente" 27

por lo que se deduce que mientras más sentido tiene en la vida de un niño una experiencia facilitada por el educador más significativo será ese aprendizaje y por lo tanto perdurable en el tiempo.

Respecto de los factores humanos, materiales y técnicos seleccionados y organizados en forma consistente, esta debe estar dada por un marco teórico o conjunto de fundamentos que sustenten y caractericen cada uno de esos factores y elementos.

El plantear que el curriculum es la acción de una comunidad educativa a partir de lo institucional, destaca que el curriculum es básicamente humano generado por un trabajo compartido y de una interrelación, y que las instituciones concebidas como de orden social creadas para fines humanos, tienen sentido si se adaptan a las necesidades del grupo humano y están al servicio de éste. ( Peralta, 1995).

Todo currículo debe tomar sus características de fundamentos que entreguen las bases teóricas empíricas para su existencia, entre los cuales tenemos:

Fundamentos filosóficos; que nos orienta sobre que es el hombre, sus valores básicos, fines de la educación y explicación del conocimiento humano.

Fundamentos psicológicos; nos orienta sobre el desarrollo humano, los factores que intervienen en este, características de cada etapa evolutiva, el aprendizaje y sus leyes, la medición de los distintos aspectos del desarrollo y los procesos de socialización.

Fundamentos biológicos- se plantean como importantes por la etapa de crecimiento y maduración del párvulo y consideran una base que entrega la biología en cuanto a la fisiología, cuidado de la salud y puericultura.

Fundamentos religiosos, son postulados como opcionales dependiendo de la postura y definición al respecto que tenga la comunidad educativa y considerando las características de la etapa de desarrollo del párvulo ya que la formación en este sentido debe ir acorde a sus posibilidades.

Fundamentos pedagógicos; están conformados por objetivos generales, conceptos y principios pedagógicos que orientan la acción educativa y los factores y elementos del curriculum.

Fundamentos socio antropológicos, culturales; son los que establecen relación entre el currículo y el entorno sociocultural del cual se es partícipe. Considera las características de la comunidad humana, a la cual este supone servir. ( Peralta, 1993)

En cuanto a los objetivos generales en los currículos preescolares existe un gran objetivo compartido que es el desarrollo integral del párvulo de modo que adquiera un desarrollo pleno acorde a la etapa que está viviendo y a la sociedad y cultura de la cual es partícipe y tomando en cuenta que el niño es un ser indivisible.

Respecto de los conceptos básicos podemos visualizar algunos claves como educación parvularia y párvulo. El primero entendido en su sentido amplio según Victoria Peralta como un proceso educativo que complementa la acción insustituible de la familia con el propósito de favorecer el desarrollo del niño de acuerdo a sus potencialidades. Párvulo

"se concibe como un sujeto que interactúa en función a sus características peculiares que ofrecen los primeros años de vida de un ser humano, en relación a un entorno socio cultural"

Los principios educativos hacen referencia a postulados en los que se sustenta la educación y que sintetizan ideas relevantes orientando al educador en su quehacer, estos requieren ser planteados con un carácter de universal, y el cómo se entiendan y se hagan efectivos debe tomarse en cuenta al operacionalizarlos en el quehacer curricular, algunos de estos principios son Principio de actividad; es el rol dinámico que asume el niño como una unidad holística lo que supone la participación integrada de todo su ser. Es aquí donde llama la atención las recurridas plantillas que los niños tienen que puntear, rellenar o colorear y nos preguntamos en que medida aporta este tipo de actividad que se reduce a una mínima parte del desarrollo del niño y deja dimensiones ausentes, limitando al niño a ciertos planos cuando debemos ayudarlo a integrar conocimientos y pensamientos en la acción.

Principio de libertad; se refiere a la capacidad de elegir situaciones de aprendizaje por parte del niño, lo que le otorga libertad pero limitada por el respeto a la libertad de los otros, las limitaciones de su etapa de desarrollo y el marco valórico de la comunidad donde está inserto.

Principio de individualidad; se refiere a que cada niño es un ser diferente en una amplia gama de aspectos como, intereses, necesidades, capacidades, ritmos, etc., que deben ser considerados al generar situaciones educativas.

Principio de socialización; considera el ser social del educando y por lo tanto la necesidad de generar situaciones educativas que tomen en cuenta esta condición y la desarrollen favoreciendo la relación del niño con los demás para prepararlo a una mejor vida en comunidad.

Principio de autonomía; que el niño adquiere en la medida que actúa y ejerce su libertad y toma conciencia de que es un sujeto, para lo cual es esencial favorecer acorde con esto y de acuerdo a sus posibilidades conciencia de las consecuencias, implicancias y responsabilidad que conlleva el ser autónomo lo que se traduce en dignidad y un sentimiento de ser sujeto y no objeto.

Principio de realidad- que aduce al significado extraído de la vida misma que debe tener toda experiencia educativa y utilizar los recursos de su medio humano, natural y cultural, lleno de significados efectivos y que posibilitan infinidad de aprendizajes interesantes y concretos.

Principio del juego- dice relación con la importancia de la actividad lúdica en la vida de todo niño y que al generar experiencias no pierdan ese carácter entretenido y significativo que le dan la oportunidad de involucrarse plenamente en la realización de las actividades, provocándole placer, y oportunidades de compartir sus fracasos, exteriorizar sus conflictos, desarrollar su autonomía e iniciativa personal, interactuar en forma espontánea con sus pares y el medio físico entre otros. (Alarcón y otros, 1985, Documento)

Como todo currículo integra factores y elementos básicos que permiten su operacionalización para favorecer las vivencias y aprendizajes que se desean, se hace necesario identificar entre ellos a los Factores: . humano (niños y adultos), ambientales(espacio físico y recursos materiales), temporales (tiempo mínimo y máximo) y técnicos (planificación y evaluación).

La educación es una institución social, cuya intencionalidad es la formación humana- cada vez que un hombre se interrelaciona con otro hay un acto educativo, cuando esta relación es un medio de transmisión de prácticas acorde a normas y pautas establecidas. Dina Alarcón explicita en su ponencia en el encuentro de currículo de Noviembre del año pasado- la importancia de considerar el proceso más que el fin en la acción educativa y que para educar se requiere del manejo de principios, conceptos y dinamismo que permita al educando participar activamente, le facilite experiencias y le permita a la comunidad educativa representar en forma individual y colectiva problemas y soluciones transfiriéndolas a las nuevas generaciones.

Las personas se constituyen en el quehacer educativo en agentes, gestores y sujetos del currículo constituyendo la comunidad educativa. El párvulo como una de estas personas, en su concepción corresponde al niño en la etapa de la vida que se desarrolla desde el nacimiento hasta los 6 años, siendo agente y eje del currículo tiene un rol activo.

El grupo de adultos que conforman este factor humano lo componen variadas personas pero para efectos de este estudio se considerara al educador de párvulos por la responsabilidad e importancia que tiene en la acción educativa, al cual se le define como él
"profesional de la educación, al cual se le ha delegado en parte el rol educativo del niño pequeño".

Dentro de la organización de este quehacer educativo el ambiente físico es importante considerando las características de la etapa en que se encuentra el párvulo y sus aprendizajes activos, producto de una interacción vivencial con un entorno rico en posibilidades de exploración y descubrimiento. Debe tener características como- seguridad, higiene y funcionalidad, así como también considerar las características principales del grupo edad en cuanto a seleccionar el mobiliario, determinar áreas de trabajo y organización significativa y acogedora, ser un lugar interesante, que invite a observar, experimentar, transformar, debe permitir el movimiento y el desplazamiento del niño tanto por la distribución del mobiliario como por la cantidad de espacio por niño, facilitar la autonomía del niño.

En cuanto a la organización del tiempo, los dos ciclos principales en que se estructura son el anual y el diario, de los cuales se hará referencia al diario por su implicancia en este estudio. Los criterios para esta organización son considerar las necesidades básicas del grupo de niños para determinar la duración, cantidad, ubicación de los períodos constantes, regulares o de rutina, también equilibrio, estabilidad y variabilidad, siendo portador de seguridad para el párvulo, así como también debe ser flexible en cuanto a la definición, duración y secuenciación de los períodos, existir coordinación entre los diferentes períodos.

Esta organización como todos los elementos del currículo se debe evaluar y modificar periódicamente atendiendo a la evolución y cambios que presenta el grupo de niños. Se deben integrar en forma equilibrada actividades de diverso tipo y favorecer objetivos diferentes.

La planificación es una anticipación de las acciones educativas a través de una toma de decisiones explicitando los énfasis pretendidos. Esta se nutre de las orientaciones de la sociedad para la formación de nuevas generaciones, de las bases teóricas y de la base real que entregan las características necesidades e intereses de los niños. En la planificación existen elementos básicos, como objetivo, actividad, sugerencia metodología y evaluación.

Los objetivos explicitan aspiraciones deseables que orientan el quehacer educativo. Es una intención fundamental para una situación educativa, que debe implicar un aporte significativo para el párvulo.

La actividad es la experiencia que se le ofrece al niño para que la realice en función a los objetivos planteados, los que deben estar en directa correspondencia con los objetivos plantados, debe ser significativa, implicar situaciones gratas, responder a las posibilidades reales de acción del niño, ofrecer diversas alternativas al párvulo y considerar que una actividad puede favorecer el logro de distintos objetivos por el carácter de unicidad del niño.

Las sugerencias metodológicas son las acciones que realiza el educador para favorecer los aprendizajes en el niño, lo que implica una selección de los recursos que pueden ser humanos, intangibles, materiales o tangibles. Cuando se hace referencia a los recursos humanos se considera los creados por el cuerpo de quien los realiza como; mímica, gestos, juegos digitales y otros, los intangibles consideran los no existentes en forma visible y son básicamente auditivos como trabalenguas, cuentos narrados, adivinanzas, almas, etc., y los tangibles o materiales son los que existen en forma visible, son concretos como rompecabezas, encajes, instrumentos y una innumerable gama.

La evaluación es un proceso constante, sistemático y dinámico que permite emitir un juicio valorativo que ayuda a la toma de decisiones en la acción educativa. Este proceso debe ser lo más objetivo posible atendiendo a que en lo realizado por el ser humano siempre tendrá algún trasfondo afectivo intelectual. Este proceso se operacionaliza en tres etapas que son; la medición, la evaluación y las sugerencias para la toma de decisiones y se evalúa al niño y los elementos curriculares que intervienen en la situación de i enseñanza aprendizaje.

Si se considera a la educación parvularia como un proceso oportuno, pertinente, intencionado y sistemático, que sin duda apoya y complementa la acción familiar, el educador debe realizar su quehacer educativo basado en una profunda y constante reflexión sobre las necesidades, intereses, cultura, capacidades de su grupo de niños así como también tener en cuenta en la época que le corresponde vivir el período de esta acción educativa, tendiendo a su desarrollo pleno e integral en atención a la característica de unicidad del ser humano.

El quehacer educativo es un proceso abierto, en permanente construcción, para lo cual debe evaluar permanentemente todos los elementos que intervienen en este que redundara en una adecuada toma de decisiones.

El educador de párvulos es un facilitador y orientador de aprendizajes; para lo cual debe seleccionar y organizar estos elementos tanto técnicos, humanos como materiales en forma pertinente, creativa y significativa, respetando principios pedagógicos, proponiendo metas a alcanzar y propiciando un ambiente rico en posibilidades de acción, exploración y descubrimiento. La calidad de este quehacer estará determinada por el cómo y qué va entregar el educador al niño como estimulo de aprendizaje además de ser quien aprovecha el proceso para su propio aprendizaje.

Para llegar a una buena calidad de educación preescolar lo más importante es que el niño sea constructor de su propio aprendizaje a través de sus acciones sobre los objetos y sea por lo tanto quien construye sus categorías de pensamiento. La educación debe formar la autonomía y la libertad, lo que permite la autorealización, integración y autocontrol del niño, así como reorganiza el mundo que percibe, la percepción de si mismo, de su yo físico y posteriormente su yo psicológico, lo que le permitirá lograr su madurez personal. (JUNJI - UNICEF, 1990 ).

La alternativa es la elección de un currículo activo, en que el niño desde muy pequeño es un sujeto que trata activamente de comprender el mundo que lo rodea y de resolver las interrogantes que este mundo le plantea y como ya se planteo antes junto con construir sus categorías de pensamiento, al mismo tiempo organiza su mundo.

En cuanto a los aprendizajes, los métodos pueden ayudarlos, dificultarles o frenarlos pero no crearlos. De ahí la importancia del método activo diferente para cada niño que aprende, ya que el punto de partida de todo aprendizaje es el sujeto mismo y no la experiencia abordada. El niño aprende, desde el mismo y no desde afuera, por eso no basta con planificar, dar una explicación y mostrar un objeto o fenómeno para que el niño lo comprenda.

(JUNJI-UNICEF, Primer Simposio Nacional de Educ. Parvularia, 1990)
 
 
 



13.    Peralta, M. Victoria.  El saber pedagógico de la Educación Parvularia en sus paradigmas Fundantes.  Documento del segundo encuentro de Especialistas de Curriculo de Educación Parvularia. Stgo., Nov. 1995. P.1.
14.    Ibid, p.8
15.    Ibid, p.10
16.    Ibid, p.11
17.    Ibid, p.12
18.    Ibid, p.14
19.    Ibid, p.15
20.    Ibid, p.23
21.    Ibid, p.24
22.    Ibid, p.25
23.    Ibid, p.25
24.    Peralta, M. Victoria.  "El saber pedagogico de la Educación Parvularia en sus paradigmas Fundantes." Encuentro de Especialistas de Curriculo de Educación Parvularia. Stgo., Nov. 1995, p.26.
25.    Peralta M. Victoria, el curriculo en el jardín infantil, editorial Alfa, Stgo., Chile, 1990, pág.12.
26.    Peralta M. Victoria, El curriculo en el jardín infantil, editorial Alfa, Stgo., Chile, 1990, pág.14
27.    Peralta M. Victoria, "El curriculo en el jardín infantil", editorial Alfa, Stgo., Chile, 1990